Parto

¡Cesárea humanizada ya!

Termina abril, mes elegido por la ICAN como mes de la concienciación sobre las cesáreas. Como os comentaba en Instagram, la concienciación sobre cesáreas no pretende demonizar una cirugía que salva la vida de madres y bebés cuando es necesaria. El tipo de parto que tenemos no nos determina como mujeres o como madres. No somos menos en ningún aspecto. Las cesáreas deben hacerse siempre, todas y cada una de las veces que sea preciso. Simplemente, no se debe abusar de ellas, ya que conllevan un aumento de riesgo y de morbi-mortalidad materno infantil. Una adecuada atención al parto, basada en evidencia y protocolos actualizados, con tiempos, reduce en si mismo, la tasa de cesáreas. El manejo de las malposiciones intraparto también puede determinar en gran medida la posibilidad de reducir las tasas de cesárea.

El mes de concienciación de las cesáreas, también nos recuerda que debe mejorarse la asistencia en cesáreas. La cesárea humanizada debe ser la norma en todos y cada uno de los centros. Trabajar en base a evidencia científica y la búsqueda de lo mejor para las mujeres y sus bebés debe ser la prioridad de los servicios de Obstetricia.

La cesárea humanizada sigue sin realizarse en demasiados hospitales. Quitando situaciones donde realmente no es posible humanizar por urgencia, compromiso vital, emergencia o problemas en madre y/o bebé, la cesárea humanizada es posible y una cuestión estricta de voluntad de los profesionales y servicios. Todos los argumentos que se esgrimen para no hacerlo, se pueden resolver con voluntad de cambio. Todas y cada una de las veces. De no ser así, no existirían tantos hospitales donde SI se humaniza. Humanizar el parto, el nacimiento humano. Lo que es para cuestionarnos, es en qué consiste un parto y una cesárea NO humanizadas.

A continuación, os dejo una recopilación de evidencia, argumentos y ejemplos, resumidos en un documento. En word y pdf. Para descarga. Os animo, a presentarlo en todos los centros hospitalarios, si es vuestro deseo. Si tenéis una cesárea programada. Con vuestro plan de parto por si es necesaria una cesárea. En Atención al paciente, en el Defensor del pueblo, en asociaciones, Consejería de la Mujer…para luchar por cambiar ahí donde se sigue separando a madres y bebés por rutina. Por simple funcionamiento hospitalario. Ahí donde por rutina, la pareja de la mujer no puede estar presente ni acompañando. No es fácil cambiar las costumbres, lo establecido, las creencias y resistencias. Pero si todas, todas y cada una lo presentamos, si seguimos solicitando, insistiendo, por las que vienen detrás, antes o después, los centros tendrán que cambiar y trabajar como aquellos lugares donde esto está normalizado. El derecho a la no separación y el acompañamiento.

Gracias a Sara S.H. por la inspiración. Ella lo consiguió. Ser la primera mujer en su hospital donde no se separaba por rutina a su bebé en una cesárea. Las mujeres sois inspiración. A veces, conseguimos cambiar las cosas.

Para saber más sobre cesáreas, puedes consultar esta entrada, con otro descargable sobre procedimiento y cuidados post cesárea.

A %d blogueros les gusta esto: