Embarazo,  Lactancia,  Parto

Coronavirus SARS-CoV-2: Embarazo, parto y postparto: una guía resumen.

Actualizado:28/07/2020

La enfermedad COVID-19, se manifiesta como una infección del tracto respiratorio, causada por un coronavirus nuevo, el Sars-Cov-2, detectado por primera vez en la ciudad de Wuhan, en China, en diciembre de 2019. Vamos poco a poco conociendo el virus. Todo lo que os cuento a continuación está extraído de fuentes oficiales. Puedes consultar la bibliografía al final. No olvides que se descubren cosas nuevas día a día y algunas de las recomendaciones o conocimiento sobre el tema podría cambiar:

  • Es una enfermedad nueva para la que aún no hemos desarrollado inmunidad de grupo. Tarde o temprano la mayor parte de la población la pasará. Sin embargo, es insostenible para un Sistema de Salud, que lo hagamos todos a la vez. Los casos del verano parecen estar siendo leves y muchos asintomáticos.
  • El 81% de las personas infectadas con SARSCoV2, desarrollarán una forma de enfermedad leve. Sus síntomas son: fiebre, fatiga, tos, mialgia, dolor de garganta, congestión nasal, dolor de cabeza. En ocasiones síntomas digestivos (diarrea y vómitos).
  • Cerca de un 14% pueden desarrollar una forma más grave que precise cuidados hospitalarios e incluso ingreso en la UCI (5%). La complicación más frecuente es la neumonía. La complicación grave es el SDRA, síndrome de dificultad respiratoria agudo. Los síntomas clave son disnea, falta de aire, y /o fiebre.
  • En algunos casos, puede resultar letal: en la población de mayor edad y la población con enfermedades de base como cardiopatías, enfermedades respiratorias, inmunosupresión o diabetes.
  • El tiempo medio desde el inicio de los síntomas hasta la recuperación es de 2 semanas cuando la enfermedad ha sido leve y 3-6 semanas cuando ha sido grave o crítica.
  • Es más contagioso en el momento más agudo de síntomas. También hay portadores asintomáticos transmisores del virus. Transmiten la infección sin saberlo. Por eso es impotante ratrear y el aislamiento en casa de estas personas.

PREVENCIÓN

En la actualidad no existe una vacuna para prevenir la enfermedad COVID-19. La mejor forma de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus. Las medidas preventivas cotidianas para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades respiratorias son:

  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Aislamiento en casa si tienes síntomas o se confirma positivo.
  • Uso de mascarillas para toda la población y mayores de 6 años en lugares públicos donde no se pueda mantener la distancia de seguridad. Excepción de personas con enfermedades respiratorias o situaciones especiales.
  • Limpiar y desinfectar los objetos y las superficies que se tocan frecuentemente, usando un producto común de limpieza de uso doméstico.
  • Seguir las recomendaciones sobre el uso de mascarillas.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de ir al baño, antes de comer, y después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
    • Si no tenemos agua ni jabón, utilizaremos un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.

Transmisión: humano a humano. Al tratarse de una enfermedad transmisible se deben extremar las medidas de precaución. Con la información disponible hasta el momento:

  • El mecanismo principal de transmisión es por gotas respiratorias mayores de 5 micras (Flügge), que no permanecen suspendidas en el aire y se depositan a menos de 1 o 2 metros, y por contacto directo de las mucosas con secreciones, o con material contaminado por éstas, que pueden transportarse en manos.
  • También se ha demostrado su viabilidad en aerosoles.
  • Es probable una transmisión por superficies y fómites contaminados y se ha descrito la transmisión nosocomial, especialmente entre los trabajadores sanitarios.
  • Aunque se ha detectado el virus en muestras de orina y heces de infectados, no hay evidencia actual que demuestre la vía de transmisión fecal-oral.
El periodicohttps://www.elperiodico.com/es/sanidad/20200311/coronavirus-todo-saber-7814261

Los casos se clasificarán del siguiente modo:

  • Caso sospechoso: cualquier persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que cursa, entre otros, con fiebre, tos o sensación de falta de aire. Otros síntomas como la odinofagia, anosmia, ageusia, dolores musculares, diarreas, dolor torácico o cefaleas, entre otros, pueden ser considerados también síntomas de sospecha de infección por SARSCoV-2 según criterio clínico
  • Caso probable: persona con infección respiratoria aguda grave con cuadro clínico y radiológico compatible con COVID-19 y resultados de PCR negativos, o casos sospechosos con PCR no concluyente.
  • Caso confirmado
    • Con infección activa:
      • Persona que cumple criterio clínico de caso sospechoso y con PCR positiva.
      • Persona que cumple criterio clínico de caso sospechoso, con PCR negativa y resultado positivo a IgM por serología de alto rendimiento (no por test rápidos).
      • Persona asintomática con PCR positiva con Ig G negativa o no realizada.
    • Con infección resuelta:
      • Persona asintomática con serología Ig G positiva independientemente del resultado de la PCR (PCR positiva, PCR negativa o no realizada).
  • Caso descartado: caso sospechoso con PCR negativa e IgM también negativa, si esta prueba se ha realizado, en el que no hay una alta sospecha clínica.

¿A quién se le hacen las pruebas?

A toda persona con sospecha de infección por el SARS-CoV-2 (ver definición de caso sospechoso) se le realizará una PCR (u otra técnica de diagnóstico molecular que se considere adecuada) en las primeras 24 horas.

Pacientes pediátricos

Parece ser que en niños los síntomas suelen ser más leves que en adultos. Principalmente presentarán tos y fiebre. Un estudio publicado en China con una muestra de 713 niños con SARSCoV2 confirmado y 1412 con sospecha de infección por Covid19, concluyó que:

  • Más del 90% de los niños mostraron una infección asintomática, leve (infección respiratoria de las vías altas) o moderada (fiebre, neumonía)
  • el 5,9% fueron severos o críticos. En menores de un año, este porcentaje aumentó al 10,6% de los casos.

EMBARAZO

Este nuevo coronavirus parece afectar más a hombres que a mujeres. El Ministerio de Sanidad en España, incluye a las mujeres embarazadas en el grupo de riesgo, por el principio de precaución. En resumen, la guía del Ministerio dice:

  • En un primer estudio, las manifestaciones clínicas, las alteraciones de laboratorio y radiológicas de las gestantes afectadas por la COVID-19 no parecen diferir del resto de la población.
  • De forma general, se describen en la mujer embarazada con COVID-19 en el tercer trimestre, por orden de mayor a menor frecuencia, tos y fiebre. Después disnea, diarrea, mialgias y dolor de garganta. , Predomina la tos seca (72.7%) sobre el resto de los síntomas.
  • En la actualidad ya hay más estudios sobre la COVID-19, la mayoría procedentes de China, que muestran que la proporción de embarazadas con enfermedad grave es similar a la población general y que un gran porcentaje de ellas (más de la mitad) eran asintomáticas en el momento del parto.
    • Un estudio realizado en dos hospitales de Nueva York que incluyó 43 mujeres con infección confirmada, mostró que la proporción de embarazadas con enfermedad grave era similar a la población general: 86% leves, 9% graves y 5% críticos.
    • En otro estudio, también realizado en Nueva York, se cribó a todas las mujeres que ingresaron para dar a luz, y encontraron que un 15% (33/215) eran positivas para COVID 19 y un 87,9% (29/33) de las positivas, eran asintomáticas.
    • Estos datos sugieren que las mujeres embarazadas podrían pasar la enfermedad de forma leve o asintomática como sucede en alrededor del 80% de la población general.
    • NO se ha evidenciado que la infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo se asocie con un mayor riesgo de aborto espontáneo y parto prematuro espontáneo.
    • Aunque algunas observaciones sugerirían un mayor riesgo en el curso del embarazo y el parto, otros autores que comparan eventos desfavorables (diabetes gestacional, preeclampsia , rotura uterina , hipertensión gestacional, hipotiroidismo, nacimientos pretérmino , distress fetal , rotura prematura de membranas, alteraciones del cordón umbilical, placenta previa, corioamnionitis , oligo y polihidramnios y líquido amniótico meconial) en mujeres sin COVID-19, concluyen que las frecuencias de complicaciones son similares y que, por tanto, no serían atribuibles a la infección.
    • Se han descrito alteraciones de la coagulación en las personas que ingresan con COVID-19. Dado que el embarazo confiere un estado de hipercoagulabilidad, es de suponer que la infección por COVID-19 en la mujer embarazada incrementa el riesgo tromboembólico (ya de por sí incrementado durante el embarazo y exacerbado por la inmovilidad del confinamiento).

La COVID-19 durante el embarazo, se puede superponer a otras patologías preexistentes como preeclampsia o CIR, y por tanto el riesgo de un efecto adverso es también preexistente. Se debe valorar siempre los casos de riesgo de manera individualizada.

Efectos en el feto:

  • La transmisión vertical intrauterina se define como la determinación en el recién nacido de una prueba positiva en placenta, líquido amniótico, sangre del cordón umbilical o hisopos nasofaríngeos y/o orofaríngeos del recién nacido (PCR) realizada inmediatamente después del nacimiento.
  • No hay evidencia firme de transmisión vertical (antes, durante o tras el parto por lactancia materna). Hasta ahora, los neonatos analizados de hijos de madres infectadas en el tercer trimestre, han sido negativos al nacimiento , así como los estudios de líquido amniótico, placenta, exudado vaginal y leche materna. Posibles positivos en recién nacidos contados, no han demostrado que la transmisión no fuese tras el nacimiento.
  • Sin embrago, si existe un único caso documentado al parecer probado de transimión vertical, Vivanti et al. 2020. Una mujer de 35 semanas de gestación fue diagnosticada de Sars-CoV 19+. Se practico una cesárea por riesgo de pérdida de bienestar fetal. Las muestras obtenidas de líquido amniótico, placenta y recién nacido dieron positivas. El bebé fue dado de alta a los 18 días sin secuelas aparentes.
  • En la experiencia con el Registro Nacional SENeo-COVID-19 con casi 300 casos analizados, no se ha recogido ningún caso de transmisión vertical demostrada .
  • Se considera que los neonatos que dan positivo unas horas tras el parto, se han contagiado de manera horizontal y no vertical.
  • Un estudio publicado por BJOG de 12 de junio 2020, encontró un 5.6 % de contagios en recién nacidos nacidos por cesárea frente a un 2.7% de bebés recién nacidos en parto vaginal. Se cree que el líquido del peritoneo podría contaminar al recién nacido.
  • 2 casos sugieren que la transmisión vertical sería posible al hallarse anticuerpos Ig M en recién nacidos que han permanecido apartados de sus madres después del nacimiento. Dichos análisis se hicieron pocas horas tras el nacimiento y esto plantea las hipótesis de que se trate bien de:
    • un paso transplacentario de Ig M (poco probable por el tamaño de estas moléculas, más grandes que las Ig G)
    • un paso de Ig M desde la madre al neonato en el momento del parto
    • una producción de Ig M por parte del neonato, en cuyo caso que hablaríamos de un posible paso transplacentario, que por otro lado parece improbable porque en los estudios donde se realizó PCR a la placenta de la madre no se detectó el virus.
  • En cuanto a las placentas de mujeres que se han infectado de Sars-CoV-2, un estudio reciente realizado en Nueva York, pareció encontrar que las placentas eran menos sanas en comparación a mujeres que no pasaron la infección: afectación de la perfusión al feto. Sin embargo, el patólogo que evaluó las placentas, sabía cuáles pertenecían a mujeres Covid-19 positivo y cuáles a Covid-19 negativo, por lo que no se descarta sesgo.
  • Los recién nacidos de este estudio nacieron sanos. Sin embargo, se sugiere realizar mayores controles de la perfusión placentaria en mujeres que hayan pasado la enfermedad.

PUNTOS POLÉMICOS Continua:

PARTO EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

RECIÉN NACIDO Y LACTANCIA MATERNA EN TIEMPO DE CORONAVIRUS

Tenéis en este link los documentos actualizados y aquí abajo

  1. Recomendaciones para la prevención de la infección y el control de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) en la paciente obstétrica. SEGO, Marzo 2020
  2. https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Procedimiento_COVID_19.pdf
  3. https://www.rcog.org.uk/globalassets/documents/guidelines/coronavirus-covid-19-infection-in-pregnancy-v2-20-03-13.pdf
  4. Shaoshuai Wang, Lili Guo, Ling Chen, Weiyong Liu, Yong Cao, Jingyi Zhang, Ling Feng, A case report of neonatal COVID-19 infection in China, Clinical Infectious Diseases, ciaa225, https://doi.org/10.1093/cid/ciaa225
  5. Chen S, Huang B, Luo DJ, et al. Pregnant women with new coronavirus infection: a clinical characteristics and placental pathological analysis of three cases. Zhonghua Bing Li Xue Za Zhi 2020;49(0):E005-E05. doi: 10.3760/cma.j.cn112151-20200225-00138
  6. Chen H, Guo J, Wang C, et al. Clinical characteristics and intrauterine vertical transmission potential of COVID-19 infection in nine pregnant women: a retrospective review of medical records. Lancet 2020 doi: https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30360-3 3 3.
  7. Liu H, Liu F, Li J, Zhang T, Wang D, Lan W. Clinical and CT Imaging Features of the COVID-19 Pneumonia: Focus on Pregnant Women and Children [published online ahead of print, 2020 Mar 11]. J Infect. 2020;S0163-4453(20)30118-3. doi:10.1016/j.jinf.2020.03.007
  8. https://www.who.int/publications-detail/clinical-management-of-severe-acute-respiratory-infection-when-novel-coronavirus-(ncov)-infection-is-suspected?fbclid=IwAR3k_i2tXS7O5VaqV7BHtckqllXCI6vHtN4Hg-fXSYKtLcY1T7Wi1WOvysE
  9. http://aelama.org/wp-content/uploads/2020/03/Lactancia-y-coronavirus-2020.pdf
  10. https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/hcp/inpatient-obstetric-healthcare-guidance.html
  11. https://www.aeped.es/sites/default/files/recomendaciones_seneo_sars-cov-2version_3.1.pdf

5 Comments

  • Dulce

    Yo fui al hospital La Fe de Valencia el 19 de marzo estando de 26 semanas de gestación, con fiebre, tos, congestión nasal y dolor de articulaciones, y tras valorarme, el doctor me anotó como posible caso y me envió a casa con paracetamol. Me dijo que no me haría la prueba pues sólo eran para ancianos y con patologías previas y que estar embarazada no era una enfermedad.
    Le pregunté si no podían hacerme una ecografía y me dijo que no, que según los estudios no había transmisión vertical.
    3 semanas después a través de mi médica de cabecera he conseguido que me hagan la prueba, y me sale que efectivamente tengo anticuerpos de Covid, estoy esperando aún una ecografía.

      • nazadmin

        Hola Ana. Ya lo habia leido si. Es un caso aislado, en comparacion a los cientos de bebes que no han mostrado afectación. A raiz de este caso se sigue investigando si en estas placentas mas afectadas puede darse el caso de transmision. Está explicado en el blog. Sin embargo, las sociedades cientificas siguen considerando que la transmision vertical es improbable. Un caso no es suficiente evidencia asique seguiremos epserando mas hllazgos🙏🏼

        • Ana

          Hola! Que respuesta más rápida jaja. Sí me había leído la entrada entera, pero al no verlo (seguramente se me ha pasado) en las referencias del final, he pensado que quizá no lo habías visto. Efectivamente, como con todo lo relacionado con el (dichoso)covid, hacen falta muchas más evidencias. Solo nos queda tomar todas las precauciones posibles y seguir investigando. Un abrazo. Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: