DILATACIÓN

 

Cuello formado, cerrado y posterior

Cuello “permeable” 1 cm, formado:sin borrar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tenía muchas ganas de escribir este post, ya que soy de las que piensa que la información pertenece a las mujeres. Idealmente, las mujeres nos pondríamos de parto y simplemente dejaríamos que todo sucediese sin más. Dejando al cuerpo y la fisiología a su ritmo. Sin embargo, dado que la mayoría de partos suceden en ámbitos hospitalarios, y en pocos hospitales se cumplen protocolos de atención basados en evidencia y respetuosos hacia la mujer y su bebé, todo lo que sea información es una oportunidad de tomar decisiones informadas y decidir por nosotras mismas acerca de nuestro proceso de parto. También existen situaciones en las que los tactos son una herramienta muy útil.

Voy a explicar en qué consiste la dilatación del cérvix durante el proceso de parto. Al final, haré una serie de aclaraciones que considero muy importantes.

En los servicios de paritorio, las matronas valoramos a las mujeres que llegan por contracciones a término.  Muchas veces explicamos cosas y me doy cuenta de que muchas mujeres no comprenden lo que quiero explicarles, sobretodo si es para decirles que aún no están de parto y estarán mucho mejor en casa, en su ambiente, tranquilas, esperando a que evolucione.

El cuello del útero 

El cuello del útero, durante el embarazo mide entre 3 y 4 cm de largo, está cerrado y contiene el tapón mucoso que aisla al bebé en su bolsa dentro del útero, del medio externo, protegiéndolo. Además suele encontrarse bastante hacia atrás, o lo que es lo mismo posterior. Cuando se va acercando el momento del parto, variando esto enormemente de una mujer a otra, y siendo muy diferente en un primer parto de los siguientes, comienza a haber cambios en el cuello. Puede soltarse el tapón mucoso, que no será más que una señal de que hay actividad, pudiendo estar el parto muy próximo, o aún semanas lejano. El tapón se expulsa porque el cuello comienza a abrirse y ablandarse

El borramiento del cuello consiste en que esos 3-4 cm de longitud desaparecen. Por norma general, es lo que trabajo lleva en un primer parto, siendo a veces desesperante para algunas mujeres que tienen pródromos (preparto) durante muchos días y a veces generan mucho cansancio. Durante esos días de pródromos es importante descansar lo que podamos, comer, beber y si conocemos algunos ejercicios tipo Spinning babies que ayuden a  encarrilar el parto. El agua caliente en ducha o baño será un gran aliado.

A partir del segundo parto, el borramiento resulta mucho más sencillo y rápido, de manera que un cuello que no está borrado puede estarlo en cuestión de poco tiempo y sin previo aviso. Los tactos vaginales fuera de un contexto de contracciones y trabajo de parto no predicen nada.

Cuello formado (sin borrar) y cerrado:                  Cuello “permeable 1 cm”, sin borrar, aun es largo:

                               

Una vez que el cuello se borra, en primeros partos, comienza la dilatación más propiamente, y alcanzar los 4-5 cm de dilatación, correspondientes a fase activa de parto puede llevar también su tiempo. En casa normalmente estaremos mejor, durmiendo entre contracciones, descansando, pudiendo comer y bebiendo que es muy importante. Podemos utilizar el agua caliente mediante el baño o la ducha y masajes. Las guías OMS 2018 de cuidados intraparto definen fase latente y fase activa de parto:

Algunas veces las mujeres vuelven para ser valoradas y se desesperan si han avanzado “solo” 1 cm…y yo les digo que es un avance inmenso!!! Igual que lo es borrar el cuello, qué trabajo el del cuerpo. Un cuello que era duro y soportaba el peso del bebé, la bolsa llena de líquido amniótico y el útero y la placenta, se va ablandando y borrando para dejar paso a ese bebé. En este ablandamiento, juegan un papel muy importante las prostaglandinas naturales que el cuerpo de la mujer lleva tiempo segregando. En toda esta etapa es normal manchar un poco, una especie de moco marrón, rosa o sanguinolento…indican cambios. El líquido amniótico también contiene prostaglandinas por lo que cuando la bolsa se rompe sin haber comenzado el parto o las contracciones, estas, ayudan a propiciar el cérvix para el inicio del parto.

Una vez que el cuello borrado,ablandado, se va abriendo, la cabeza del bebé, apoyada y por presión ayuda también a ese avance, junto con las contracciones que tiran de algún modo hacia arriba, como cuando queremos ponernos un jersey de cuello alto y tiramos para que pase por nuestra cabeza. De ahi, la importancia de la VERTICALIDAD. La posición del bebé es muy importante en la dilatación. Un bebé bien flexionado y encajado facilita el progreso del parto.

 

Los CM NO SON CM COMO TAL, sino una manera de hablar. De manera que:

Si por ejemplo el cuello esta abierto y cabe un dedo dices 1 cm…y puede ser amplio si te baila el dedo o justo si esta apretado. Si el dedo esta rodeado de pared entonces el cuello  no está borrado. Cuando se borra directamente es un borde circulo-ovalado que se abre dejando paso a la cabeza.

                

Útero grávido                                                      Cuello 1 cm, borrado 50%                      

 

1 cm borrado

1 cm borrado

 

 

 

 

 

 

 

2 cm borrado

 

 3 cm vendría a ser los 2 dedos con los que se explora abiertos con 1 cm de separación entre ellos más o menos.

3 cm, cuello borrado.

 

 

 

 

 

 

 

 

4 cm si los abres más…y muchas veces se dice 3-4 cm o 6-7 cm. Es subjetivo entre quien realiza la exploración pero consenso en general hay.

4 cm de dilatación

A partir de 7 en realidad miras si hay aún mucho cuello o poco alrededor de la cabecita del bebé. Con 7cm tocas mucha cabeza pero hay cuello alrededor de toda la cabeza cuando vas girando los dedos. 8 cm encuentras cuello en toda la cabeza pero muy sutil:

7 cm de dilatación

9cm es cuando solo queda cuello en un cuadrante pequeño que suele ser arriba y a la derecha de la pelvis de la mujer. Se le llama también reborde. Cuando la mujer tiene verticalidad, el propio peso de la cabeza del bebé con las contracciones que lo ayudan a descender, termina de hacerlo desaparecer hacia atrás. La cabeza pasa por delante de todo el cuello.

9 cm de dilatación

10 CM” o dilatación completa ya no hay cuello alrededor. Solo tocas cabeza…de manera que no son 10 cm exactos, sino que ya no hay cuello, éste se ha abierto y se ha ido por detrás de la cabeza del bebé.

Dilatación completa o 10 cm

Lo que muchas matronas sabemos a base de observar en silencio, sin intervenir, sin hacer tactos, es que la manera en que la mujer se mueve, se comporta, los sonidos que emite, las necesidades que tiene, las cosas que comenta, los cambios que se producen, te cuentan cómo va el parto. Las mujeres pueden saber que avanza por cómo se sienten,  por cómo son las contracciones, que van evolucionando, acercándose y llegando a una intensidad muy grande. Cuando hay contracciones cada 2-3 minutos que duran 1 minuto o más, y ya no siente deseo de caminar, solo de quedarse en un sitio, hacer posturas, vocalizar, pasa del frío al calor y el calor al frío, no quiere que la toquen,  y siente que no puede más, se suele haber llegado a la fase de transición que mas o menos corresponde con dilataciones de 8 cm….esto obviamente no es ciencia exacta…cada mujer es un mundo, cuántas veces nos seguimos maravillando y sorprendiendo con partos que se salen de todos los esquemas. Mujeres con primeros partos de 3 horas en total, o partos que llaman “precipitados” y yo me pregunto si no es más bien una conjunción de cuerpos hechos para parir, ambiente adecuado y confianza, o si aún hay tantas cosas que no sabemos sobre los partos. Por ejemplo un tercer parto de 3 contracciones suaves, 2 dolorosas y un reflejo de eyección que toma por completo el control, naciendo el bebé en menos de 20 minutos…de manera que, aunque muchos partos siguen cierto patrón, no deja de ser imprevisible, en especial cuando no hay intervención.

Antes de terminar, quisiera añadir y aclarar ciertas cosas respecto a los tactos vaginales: ¿Son necesarios? No deberían serlo en muchos partos. Al menos no en un alto porcentaje de partos. Las mujeres ya parían antes de que se comenzasen a hacer y se convirtiesen en un instrumento de valoración del progreso de parto. Ningún mamífero necesita tactos para parir (hablo siempre de la fisiología, de lo normal. Siempre habrá por definición, situaciones que se compliquen y se desvíen de lo normal).

En los partos en casa rara vez realizamos tactos. Por lo general no hacen falta para nada. Hay muchas maneras de saber que el parto está avanzando y además el tiempo no nos importa mientras las mujer se encuentra bien y confiada y el bebé también está bien. Eso lo valoramos de manera sistemática. En ocasiones, es la mujer la que puede pedir un tacto, porque desea saber qué progreso está haciendo, aunque esto muchas veces tampoco aporta información objetiva. La mujer manda siempre, y si ella lo necesita se hace. Otra cosa es que en alguna ocasión, sabiendo que está muy avanzada por cómo se expresa, por cómo se mueve, por sus gestos, podamos decirle que pensamos que es innecesario totalmente, por evitarle la invasión, ya que por lo general son molestos y dolorosos. Pero en última instancia, ella decide.

Phoebe Wahl 2015

Sin embargo, en los hospitales, encontramos una situación diferente y aunque son invasivos, es la manera de poder organizar y tomar decisiones como el ingreso de una mujer en el paritorio. Siempre y cuando ella de su consentimiento. No debería ingresarse a una mujer que no se encuentra en fase de parto activo, por el simple motivo de evitar intervenciones y generar iatrogenia. Ingresar a una mujer que no está de parto terminará casi inexorablemente en algún tipo de intervención, ya sea estimulación o inducción del parto. (Ver Nuevas recomendaciones de la OMS). Además las inducciones y los partos con epidural (la mayoría en nuestro país), cobran matices diferentes y los tactos se hacen más necesarios, siempre en su justa medida: la mínima posible. Las estadísticas de un hospital cambian inmensamente con 3 actuaciones muy básicas.

  • No ingresar a mujeres que no se encuentran en trabajo de parto activo. Porque una vez que avanzamos a esta fase, es mas difícil que el parto se detenga. Esto “viene a ser” un cuello borrado y con una dilatación de 4-5 cm y contracciones regulares e intensas (cierto, alguna mujer las tendrá más espaciadas y suaves y dilatará igualmente, pero por norma general). Y no es lo mismo una mujer que va a tener su segundo parto y está con 3 cm, cuello borrado y contracciones, que una mujer en su primer parto con esta misma situación. La mujer debe recibir información y opciones.
  • No realizar tactos vaginales para comprobar la evolución de la dilatación, en un intervalo inferior a 4 horas (con sus matices cuando hay epidurales, o se está intentando que arranque una inducción por ejemplo). En caso de que la bolsa de líquido amniótico ya esté rota esto es especialmente importante para la prevención de infecciones.

    Recomendación 16 Guías Cuidados Intraparto Oms/2018

  • Disminuir las inducciones injustificadas clínicamente o por una supuesta “gestación prolongada”. Hay hospitales que inducen en la semana 40, otros en la 41 exacta, haciendo creer a las mujeres en general que ya están “pasadas de fecha” y que a su cuerpo le pasa algo. Los partos en general, a término se producen entre la semana 37 y 42. En ese abanico de semanas, cada bebé necesita su tiempo. Un buen seguimiento del embarazo las últimas semanas para valorar cada caso individual. Algunas gestaciones necesitan más días, un control del bienestar podría ser una opción para las mujeres que prefieren esperar. Pero es otro tema….

Sin más, quisiera añadir que todo esto de medir con números, centímetros, decidir si un parto está en fase activa de acuerdo a esa dilatación, etc, es la manera en que se organiza el trabajo hospitalario. Se deben cumplir unos requisitos mínimos de actualización, para fomentar la fisiología y no condenar a tantas mujeres a intervenciones como oxitocina sintética y diagnósticos de “no progresión de parto”.

El parto fisiológico se inicia de manera espontánea, la mujer, en un ambiente de confianza se siente segura, comienza a sentir contracciones que en un abanico infinito de posibilidades podrá tardar más o menos tiempo en sentir más rítmicas, más intensas y pasará por diferentes etapas, desde necesidad de caminar, ducharse, dormir, moverse…a necesidad de encontrar un rincón donde quedarse, agacharse, hacer cuclillas, vocalizar, hacer sonidos, o mantener silencio, llegando a una fase en la que el cuerpo le pide pujar de manera instintiva, a veces con gran fuerza, a veces con suavidad, produciéndose el nacimiento de su bebé sin ninguna intervención ni medición…

Por supuesto existen también situaciones de patología o partos que en algún momento se detienen y se deben valorar entre otras cosas la posición del a cabeza del bebé, muy relevante, y eso también se puede ver mediante el tacto vaginal. Los tactos pueden ser una herramienta útil para apoyar a cada mujer en su propio proceso de parto y para ofrecer una organización de los servicios de maternidad de la mayor calidad posible.

Deseo que algún día las casas de parto existan en nuestro entorno, pudiendo ofrecer más opciones a las mujeres que lo desean para parir con más apoyo a la fisiología, menos intervenciones y mediciones y con más compañía (la que ellas deseen) y mejor  acompañamiento. Tal y como recomienda la OMS.

En este video podéis apreciarlo de manera muy sencilla:

https://www.youtube.com/watch?v=bp69ssYswEU&feature=youtu.be

 

 

5 comentarios en “DILATACIÓN

  1. Noelia dijo:

    Que bonito y que bien explicado todo,se nota que te gusta tu trabajo, Felicidades!!!! Este va a ser mi segundo embarazo y como bien dices ninguno es igual,hay un mar de dudas y las quitas todas con tus palabras.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *