Manejo del Recién Nacido y lactancia materna con madre positivo en COVID19

Para las que os preocupa, el postparto sigue normal para todas. Las medidas son EXCEPCIONALES para mujeres confirmadas con positivo, sintomatología evidente y caso en investigación.

No se puede ir a visitar ni a mujeres ni a bebés. Es una medida de protección muy importante en este momento. En realidad lo es siempre. La vacuna de tosferina se empezó a administrar en el embarazo para proteger a los bebés de las visitas que les traen infecciones.

Muchos organismos oficiales recomiendan la no separación de madre-recién nacido en caso de madre con COVID19 positivo si la madre no está en condiciones graves. Esto es de sentido común. No contraindican la lactancia siempre manteniendo medidas adecuadas de prevención. Consideran que al no haberse encontrado el virus en leche materna, es seguro amamantar directamente o en diferido si la situación de la madre lo aconseja. Tomando las medidas de prevención adecuadas.

Otros organismos, recomiendan la separación de madre y bebé y no aconsejan la lactancia. Sin embargo añaden la coletilla de que debe ser una decisión tomada en conjunto con la madre (no impuesta), que tenga en cuenta cada caso de manera individualizada. En cuanto a lactar, lo contemplan en diferido. Consideran que no hay muestras suficientes para afirmar que no se transmite a través de la leche.

Eso deja a las mujeres sin saber qué esperar. Es un virus nuevo. Debemos aportar TODA la información disponible y que sea una decisión informada y conjunta en función de las circunstancias.

La IHAN, se une a a poyar la lactancia materna en caso de positivo . Toda la información la tienes para descargar aqui: IHAN. Es un documento muy bueno.

Lactancia y recién nacido de madre con COVID 19 según la OMS:

Existen pocos casos documentados de recién nacidos a los que se les haya confirmado COVID-19. Los casos reportados, han sido casos leves de enfermedad, sin complicaciones para el neonato. No se ha documentado transmisión vertical de la enfermedad. Tanto las muestras de líquido amniótico, sangre en el cordón y los exudados de la garganta del bebé han dado negativos. Las muestras de leche materna también.

  • Se recomienda la realización de la prueba de laboratorio a los bebés nacidos de madre con COVID 19 para descartar infección.
  • El principal “miedo” con la lactancia materna, es el contacto estrecho entre madre y bebé y el riesgo de transmisión por vías respiratorias. No es por la leche materna.
  • Amamantar protege contra la morbi-mortalidad en el periodo neonatal y la infancia. El efecto protector es especialmente fuerte contra las enfermedades infecciosas, mediante el paso de anticuerpos a través de la LM y otros factores antiinfecciosos y transferencia de competencia y memoria inmunológica7.
  • Los recién nacidos de madres con caso en investigación o COVID 19 confirmado, pueden ser alimentados de acuerdo con las guías de alimentación infantil y los deseos de la madre:
    • Iniciar lactancia materna en la primera hora de vida, lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses de vida, y al menos durante 2 años.
    • Si la LM no puede iniciarse en la primera hora de vida, deberá hacerse lo antes posible (separación justificada).

Como en cualquier caso de sospecha de COVID 19, las madres sintomáticas que estén amamantando y realizando piel con piel deberán realizar higiene extrema, especialmente en las tomas:

  • Uso de mascarilla siempre que el bebé esté cerca.
  • Evitar toser o estornudar si el bebé está al pecho o cerca.
  • Lavado de manos antes y después de estar con el bebé, usar el sacaleches o biberones.
  • Limpieza rutinaria de las superficies con las que la madre está en contacto.
  • En caso de uso de sacaleches extremar la higiene y desinfección de los utensilios.
  • Si la madre lo desea, un adulto sano al cuidado del bebé puede administrar la leche extraída.

Si la madre se encuentra en estado más severo de la enfermedad, y no puede amamantar, se la apoyará para extraerse leche para amamantar al bebé y poder mantener la producción de leche, extremando la higiene en el proceso. En caso de no poder, se apoyará una relactación en cuanto ella se recupere.

Las madres y sus bebés deben poder permanecer juntos y realizar piel con piel con ingresos conjuntos 24 horas, especialmente después del parto, tanto si ellas o los bebés están en caso investigación o COVID 19 confirmado.
En caso de existir mayor susceptibilidad de transmisión, se debe valorar los riesgos y beneficios en conjunto, neonatólogos y las familias para escoger lo más adecuado en cada caso concreto.

Todos los bebés nacidos de madre con COVID 19 confirmado positivo, deben ser monitorizados de cerca para detectar pronto posibles síntomas o complicaciones.

Lactancia y recién nacido de madre con COVID 19 confirmado Según Protocolo de Atención al parto en la mujer con COVID19 positivo, Ministerio de Sanidad:

  • Es importante una fluida comunicación con el equipo de obstetricia para preparar de forma adecuada la actuación en el paritorio/quirófano y el transporte del neonato.
  • Si se puede garantizar un adecuado aislamiento entre madre-hijo, se podría valorar la realización del clampaje tardío de cordón y contacto piel con piel tras el nacimiento. Si bien, a día de hoy y ante la falta de evidencia de transmisión vertical, seguimos recomendando valorar en cada caso los pros y contras de estas medidas. (Aquí, os animo a hacer valer vuestras preferencias, deseos y necesidades. Luchemos por la no separación).
  • En casos de madres con infección posible y neonato asintomático, si la PCR para el SARSCoV-2 resulta negativa en la madre, no es preciso hacer estudio virológico al neonato y este puede ser alojado de forma conjunta con ella y alimentado con lactancia materna.
  • En madres pauci o asintomáticas con infección confirmada o probable y recién nacido asintomático, se valorará la posibilidad de alojamiento conjunto en régimen de aislamiento de contacto y gotas entre madre e hijo (higiene de manos, mascarilla facial y cuna separada a 2 metros de la cama de la madre). En estos niños se hará seguimiento clínico y monitorización básica. La duración de la estancia hospitalaria para estos casos, dependerá de los resultados virológicos y las recomendaciones del servicio de medicina preventiva. Según la situación epidemiológica, se puede valorar continuar en régimen de aislamiento domiciliario bajo seguimiento telefónico por un profesional sanitario cualificado.
  • En madres sintomáticas con infección confirmada o probable el recién nacido deberá ser ingresado aislado y separado de su madre. La duración de las medidas de aislamiento y separación madre-hijo se deberán analizar de forma individual en relación con los resultados virológicos del niño y de la madre y según las recomendaciones del equipo de medicina preventiva del hospital.
  • Lactancia materna. Aun no existiendo datos suficientes para hacer una recomendación en firme sobre el amamantamiento en el caso de mujeres infectadas por SARS-CoV-2 es importante insistir en que la lactancia materna otorga muchos beneficios como el potencial paso de anticuerpos madre-hijo frente al SARS-CoV-2, por ello y ante la evidencia actual se recomienda el mantenimiento de la lactancia materna desde el nacimiento, siempre que las condiciones clínicas del recién nacido y su madre así lo permitan.
  • Para los casos de madres lactantes fuera del periodo postnatal inmediato y que se infectan o hay sospecha de infección por el SARS-CoV-2 se recomienda extremar las medidas de aislamiento (higiene de manos y mascarilla facial) y seguir amamantando al neonato o bien hacer una extracción de la leche tomando las máximas precauciones de aislamiento (higiene de manos y mascarilla) y que ésta sea administrada al neonato por un cuidador sano.
  • No es preciso pasteurizar la leche extraída antes de administrarla al neonato.
  • La decisión final sobre el tipo de alimentación del recién nacido deberá consensuarse entre la paciente y el equipo tratante, en base a los conocimientos científicos de cada momento y el estado de salud de la madre y el recién nacido.

Lo que dice la Sociedad Española de Neonatología Actualizado 23/03/2020:

– Es importante una fluida comunicación con el equipo de obstetricia para preparar de forma adecuada la actuación en el paritorio/quirófano y el transporte del neonato si fuera preciso.

– Si se puede garantizar un adecuado aislamiento entre madre-hijo, se podría valorar la realización del clampaje tardío de cordón y contacto piel con piel tras el nacimiento. Si bien a día de hoy y ante la falta de evidencia de transmisión vertical, seguimos recomendando valorar en cada caso los pros y contras de estas medidas.

-En madres pauci o asintomáticas con infección confirmada o en investigación y el recién nacido asintomático, se valorará la posibilidad de alojamiento conjunto en régimen de aislamiento de contacto y gotas entre madre e hijo (higiene de manos, mascarilla facial y cuna separada a 2 metros de la cama de la madre). En estos niños se hará seguimiento clínico y monitorización básica. La duración de la estancia hospitalaria para esto casos, dependerá de los resultados virológicos y las recomendaciones del servicio de vigilancia epidemiológica. Según la situación epidemiológica, se puede valorar continuar en régimen de aislamiento domiciliario bajo seguimiento telefónico por un profesional sanitario cualificado.

– En madres sintomáticas con infección confirmada o en investigación el recién nacido deberá ser ingresado aislado y separado de su madre. La duración de las medidas de aislamiento y separación madre-hijo, se deberán analizar de forma individual en relación con los resultados virológicos del niño y de la madre y según las recomendaciones del equipo de vigilancia epidemiológica del hospital.

Lactancia materna: − Aún no existiendo datos suficientes para hacer una recomendación en firme sobre el amamantamiento en el caso de mujeres infectadas por SARS-CoV-2 es importante insistir en que la lactancia materna otorga muchos beneficios como el potencial paso de anticuerpos madre-hijo frente al SARS-CoV-2, por ello y ante la evidencia actual la seNeo recomienda el mantenimiento de la lactancia materna desde el nacimiento, siempre que las condiciones clínicas del Recién Nacido y su madre así lo permitan.

La OMS recomienda mantener el amamantamiento tanto para casos de madres positivas como en investigación, manteniendo medidas de control de la infección; en casos de madres con enfermedad grave recurrir a la extracción de la leche.

El alta de la madre debe seguir las indicaciones de alta de cualquier persona infectada por COVID-19. Para los bebés con pruebas pendientes o con resultados negativos, los cuidadores deben seguir las precauciones generales para evitar la infección del recién nacido por COVID-19.

¡Vamos a luchar por estas lactancias!