Postparto

¿Me puedo bañar en el postparto? ¿Cuándo?

Si, puedes. Cuando te apetezca. Hay consideraciones a tener en cuenta como el caso de la cesárea. Sigue leyendo 😊 .

Cuando hablo de baño, me refiero a inmersión. Ducharse no tiene ninguna contraindicación y es posiblemente lo que más nos apetece a muchas tras el parto. El parto es un proceso intenso, ya lo sabéis.💜

Sin embargo, cuando hablamos de baño, la mayoría de mujeres en España, reciben la recomendación de “esperar la cuarentena” o “cuando dejes de sangrar”. El motivo: que entre agua en la vagina, y ojo, entre agua en el útero y se produzca una infección.

Bueno…que entre agua en la vagina tras el parto es complicado, pero vale, digamos que no imposible. Que entre agua en el útero sin que utilicemos una fuente con presión, permitidme ponerlo en duda. Parece una recomendación “lógica”, hasta que buscas. Hace 1 año, empecé a buscar evidencia y la explicación científica a la recomendación. Encontré solo fuentes de lógica popular. No encontré nada serio y contundente escrito sobre ese riesgo de infección. No hay estudios sobre infecciones y baños en el postparto. Si tenéis alguno, por favor pasádmelo. Y cuando busqué información sobre involución uterina e involución del cérvix, me costó muchísimo encontrar fuentes más o menos fiables de este proceso. Apenas hay nada escrito.

Michele Garey Photography

También concluí, que en España ( y según qué fuente, algunos otros países) se da esta recomendación de manera casi universal, mientras que en lugares como Reino Unido, a la mujer se le prepara un baño en la misma casa de partos para sumergirse con su bebé tras el parto. Ni se plantean que el baño pueda estar contraindicado en un postparto normal. No se menciona el riesgo de infección por inmersión en ninguna guía.

Nada más nacer el bebé, normalmente el útero se encuentra a la palpación, por debajo del ombligo. Un rato después suele subir y permanecer a la altura del ombligo, bien contraído. Es palpable con la mano. El sangrado puede ser escaso o moderado. Va por pulsos. El útero se sigue contrayendo para cerrar el lecho donde se insertaba la placenta. Son los entuertos. Ya sabéis que es de vasos sanguíneos de la madre de los que se nutría la placenta. Cuando ésta se desprende, gracias a la contracción del útero y las ligaduras vivientes de Pinard (fibras musculares del útero en diagonal que se entrecruzan), se “cierran” estos vasos (mecanismo principal de control de la hemorragia postparto) y comienza su trombosis (mecanismo secundario de control de la hemorragia postparto).

Piel con piel se genera oxitocina. La lactancia materna, genera grandes picos de oxitocina. La oxitocina sigue contrayendo el útero postparto. Vaciar la vejiga también es importante para permitir la contracción uterina. Una vejiga llena produce un útero palpable por encima del ombligo, generalmente desviado a la derecha.

Desviación a la derecha del útero con vejiga llena

A la semana postparto, el útero suele palparse aún, justo por encima de la sínfisis del pubis. A los 10-12 días postparto, el útero se ha vuelto intrapélvico (en postpartos no complicados) y ya no es posible palparlo desde fuera.

Que se vuelva intrapélvico antes o después suele estar relacionado con la paridad de la mujer, embarazo múltiple, sobredistensión, cesárea, y lactancia materna. se ha comprobado, que en las mujeres que dan de mamar, el útero decrece más rápido.

Tras el parto, el cérvix permanece abierto y blando con el equivalente a una dilatación de 2-3 cm los 2-3 primeros días postparto. A la semana, tiene una apertura de menos de 1 cm, algo similar al estado de menstruación. Cuando menstruamos u ovulamos, el cérvix también se abre ligeramente a esa punta de dedo.

El útero permanece contraído. La presión dirige el sangrado de dentro hacia afuera. En el hipotético, pero improbable caso de que el agua entrase en la vagina, es prácticamente imposible que pueda entrar a un espacio contraído, apretado, ya ocupado por los loquios que son expulsados hacia afuera.

Williams Obstetricia

Bañarse tras el parto

Natalia Walth Photograhy

Tras esta introducción vamos al grano. Si el sangrado es normal y el útero está contraído, el baño no está contraindicado. De hecho, se recomienda como método relajante, analgésico, de higiene del periné, tratamiento de la inflamación del periné tras el parto y de hemorroides. Y aún más: en las guias NICE y las recomendaciones del RCOG (Royal College of Obstetritians and Gyneacologists), se recomienda como ¡¡¡una de las primeras medidas para la retención urinaria!!! En el postparto inmediato. Podéis leerlo debajo⬇️

En las recomendaciones que los hospitales de Reino Unido entregan a las madres en el postparto, se incluyen los baños como medida de confort, analgesia, higiene del periné y tratamiento del edema:

La Stanford Health Care, proveniente de la Universidad de Medicina de Stanford también lo indica en sus recomendaciones. La Stanford Medicine University es un referente en publicaciones sobre salud. Yo la consulto mucho por sus publicaciones sobre Lactancia Materna y la Dra. Jane Morton.

Recomiendan:

  • Baños de asiento, duchas y baños de inmersión como seguros tras un parto vaginal.
  • NO jacuzzis hasta que se deja de sangrar.
  • Esperar para inmersión en caso de cesárea, hasta que la herida esté cerrada y cicatrizada.

Y continúan: “si ha habido episiotomía o desgarro, la zona puede estar edematizada y dolorida. La micción puede causar ardor pero se resuelve en varios días. Tomar baños de asiento o un baño caliente entre 2 y 3 veces al día, aliviará las molestias y promoverá la cicatrización.”

En resumen: os podéis bañar en el postparto. Tendremos en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Que sea un postparto normal.
  • En caso de sangrado abundante evitar el baño hasta que éste ceda, asegurarnos de que todo es normal y el útero está bien contraído.
  • En caso de cesárea, esperar al menos 10-15 días para baños de inmersión por la cicatriz del abdomen.
  • En caso de episiotomía y/o puntos no esta contraindicado el baño. Al contrario según las recomendaciones británicas. Secar bien tras salir del mismo, a toques.
  • Es evidente que no nos bañaremos en una piscina pronto tras el parto porque sangrar, sangramos y NO se debe utilizar ni tampones ni copa menstrual ya que SÍ debe evitarse introducir nada en la vagina. Los loquios disminuyen mucho hacia la segunda semana. Cuando el sangrado se vuelve escaso ya depende de nosotras y de si es una piscina privada…
  • En la playa podemos bañarnos sin ningún problema. A tener en cuenta si hay una episiotomia o desgarro aún sin cicatrizar, que estar en la arena en bañador no es lo más adecuado. Pero un baño en el mar puede sentar muy bien. Baños de asiento en casa o un baño en si mismo, van bien para la higiene y la cicatrización.
  • Ojo con el agua caliente y la tensión arterial en el postparto.
  • Al agua se puede añadir infusión de hierbas con propiedades cicatrizantes. Podéis buscar sobre baño de hierbas postparto. Una delicia para la mamá y el bebé. Me gusta mucho Aviva Romm, matrona, médico y herbalista. https://avivaromm.com/postpartum-herb-baths/
  • Escucha tu cuerpo. Vive despacio. Estos momentos vuelan. Haz tu plan de postparto ANTES de parir. Congela comida. Localiza tus grupos de apoyo. Hidrátate y nútrete muy bien.💞 . Agua a mano, la lactancia da mucha sed al principio…y en verano…¡más!
  • Hacia la segunda-tercera semana es habitual que el sangrado aumente de pronto y vuelva a ser rojo porque se desprende la costra del lecho placentario. Es señal de volver a bajar el ritmo.
  • Tu cuerpo postparto es perfecto. Un bebé, una vida nueva acaba de emerger de él 🌷.

Os dejo también este pequeño estudio en el que se ofreció un baño postparto a las mujeres que cumplían criterios de inclusión. Hidroterapia en el postparto para alivio de las molestias tras parir.

Te puede interesar: ¿Hasta cuándo puedo bañarme embarazada?

nazadmin
Posts created 31

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: