Warning: session_start() expects parameter 1 to be array, string given in /homepages/20/d218210022/htdocs/clickandbuilds/Comadronaenlaola/wp-includes/class-wp-hook.php on line 286
Mi bebé está de nalgas (1*) – Comadrona en la Ola

Segunda parte aquí: http://comadronaenlaola.com/mi-bebe-esta-de-nalgas-2

“Mi bebé está de nalgas.” Este post, va sobre lo que podemos hacer para dar espacio a un bebé de nalgas y que pueda girar, desde la perspectiva de Spinning Babies que es, sin duda, la perspectiva que más me ha aportado. En la residencia de matrona lo que nos enseñaban para “hacer que un bebé se diera la vuelta” no iba mal encaminado pero en lo que se refiere a posturas, la mayoría de profesionales recomiendan las posturas de manera “random“.

Las 3 presentaciones de nalgas más comunes son estas 3:

1:Nalgas completas 2:Nalgas incompletas(“footling”: un pie primero) 3: Nalgas francas

Un bebé en transversa u oblicua, no es lo mismo que un bebé de nalgas. Entre otras cosas, en un bebé que persiste en posición transversa, no sería viable un parto vaginal, mientras que en posición de nalgas si es posible (normalmente si se cumplen ciertas características).

Posición transversa

No es mi idea ni la finalidad de este post entrar ampliamente en el tema del parto de nalgas…daría para una biblia y desde luego no soy ni mucho menos experta. En España los obstetras apenas se forman en asistencia al parto de nalgas. Las matronas ya ni os cuento. Se nos explica en la teoría pero no tenemos práctica. Nos lo tenemos que autogestionar a base de leer evidencia, estudios, guías de práctica clínica y a expertas en partos de nalgas como la matrona británica Mary Cronk(aquí un link muy interesante), fallecida recientemente. Al menos es mi caso.

Existe bibliografía que señala respecto al parto vaginal con presentación de nalgas, que con criterios selectivos de inclusión y sobretodo, profesionales bien entrenados, los resultados en términos de mortalidad neonatal no están aumentados, y en términos de morbilidad no hay diferencia a largo plazo en comparación a cesárea programada. Sin embargo, para la madre la morbilidad si aumenta por cesárea. El problema no es la teoría, sino la práctica. Si pocos obstetras se forman en la asistencia al parto de nalgas, es lógico que haya hospitales donde no hay ni un solo obstetra dispuesto a asistirlo. Y matronas, en España, no estamos formadas. Es la triste realidad. No se contempla como nuestra competencia. El problema no son los partos de nalgas que fluyen, que efectivamente, suelen ser rápidos y fáciles. Los partos de nalgas suelen tener una progresión especialmente rápida. De hecho Mary Cronk señala como motivo posible de cesárea una progresión lenta. El riesgo es cuando la cabecita se queda atrapada y hay que saber maniobrar en el momento preciso y de la manera apropiada. De ahí ese criterio de inclusión. La presentación incompleta no suele ser favorable pues los bebés tienden a deflexionar la cabeza. El único parto de nalgas en el que he estado, asistiendo por sorpresa, la presentación fue de un pie primero y fue un parto complicado, que afortunadamente terminó muy bien. Pero os aseguro que me marcó, para siempre.

En España, sí hay hospitales donde con una valoración individual se ofrece parto de nalgas a las mujeres. Por ejemplo San Sebastián, Bilbao, Barcelona, Terrasa, Zaragoza, Oviedo, Las Palmas, Salamanca. Por lo que me cuenta personal de estos sitios, y experiencias de mujeres, suelen ser partos en litotomía y en ocasiones con epidural “obligatoria”(no en todos!!!)…lo cual es bastante increíble.

Algunos expertos mundiales en parto de nalgas como el Dr.Frank Louwen señalan que el camino no es asistir cada vez más partos de nalgas si son en litotomía sin opción, sino que el camino es mejorar la asistencia al parto de nalgas en posiciones verticales y cuadrupedia, para mejorar los resultados. Como TODOS sabemos, son posiciones que abren la pelvis y permiten al bebé realizar los movimientos cardinales estando de nalgas con mayor facilidad. “Hands off the breech” es un dicho muy conocido entre el personal sanitario,”no toques al bebé de nalgas”. Salvo que sea necesario si se presenta una distocia de hombros o de la cabeza. Como decía Mary Cronk, “la presentación de nalgas es inusual, pero no anormal“.

Entonces, ¿qué podemos hacer para intentar que un bebé de nalgas se giré desde la perspectiva de Spinning Babies?

Tras esta introducción os cuento lo que aprendí sobre los bebés de nalgas en la formación de Spinning Babies. No soy una experta, y soy muy cautelosa con todo lo que hago, digo y comparto. Pero con esta formación por fin encajaron muchas piezas para mi. No solo en cuanto a bebés de nalgas sino en general, sobre la posición del bebé y el progreso de muchos partos. Poniendo en práctica ciertas actividades, veo buenos resultados en bebés que se terminan girando. Evidentemente, nunca tendremos la panacea que consiga el 100% de resultados. Hay bebés que no se van a girar y no podemos forzarlos. No lo sabemos todo. Los bebés se posicionan como se posicionan por alguna razón. Pero en mi humilde y subjetiva opinión, intentar que se giren no tiene nada de malo. En especial por el panorama con el que se encuentran las mujeres. Es muy fácil decir “exigid parto de nalgas”, pero con los pies en la tierra, caso a caso, las mujeres lo tienen difícil. No es tirar la toalla y no luchar por los cambios y nuestros derechos. pero mientras llegan poco a poco podemos intentar otras opciones. Respeto y apoyo, como siempre, al 100% a las mujeres que desean parir a su bebé de nalgas, y a las que les da más seguridad tener una cesárea. No debe faltar información para poder elegir en ambas direcciones.

Cuando digo que los bebés se posicionan de cierta manera por alguna razón, desde Spinning Babies, (y seguramente más perspectivas…nunca he hablado detenidamente con un fisio especializado en esto pero me encantará hacerlo en cuanto tenga ocasión), pensamos que los bebés se colocan como se colocan en el espacio que les es dado. En otras palabras, se adaptan al útero y la pelvis de su madre, incluyendo el espacio que permiten ligamentos y músculos.

Esto quiere decir, que un bebé puede estar de nalgas por motivos como:

  • Genética: se repite en las familias.
  • Un útero septo o bicorne (menos espacio par poder girar).
  • Un cordón anormalmente corto o bebé muy enredado…esto es RARO, muy RARO, pero, no imposible.
  • Torsión del segmento inferior del útero: típico en presentaciones inestables…bebés que no se encajan o cambian de posición constantemente.
  • Abdomen muy tenso. Musculatura abdominal con un tono elevado. Al bebé no le es fácil girar pues la musculatura lo mantiene en esa posición.
  • Ligamentos uterinos, redondos, ancho y en especial útero-sacrales, acortados, asimétricos, muy tensos, muy laxos.
  • En embarazo gemelar por la posición del otro gemelo.
  • Placenta previa o baja. Previas es indicación absoluta de cesárea.
  • Algunos estudios relacionan el hipotiroidismo con la presentación.
Ligamento redondo, ancho y utero-scarales

Algunos de estos supuestos no podemos modificarlos, y aunque lo intentemos es posible que el bebé persista en su posición, porque es la mejor posición para este bebé💗. Pero con frecuencia es algo físico de adaptación a ese espacio. El estilo de vida que a menudo tenemos, influye en nuestro equilibrio corporal, y esto, bien os lo pueden decir los fisios expertos en mujer, embarazo, parto y postparto. Desde la forma en que nos sentamos, cómo respiramos, cómo cruzamos las piernas, la conducción del coche, los frenazos inesperados, accidentes en la infancia, lesiones, cirugías o endometriosis…afecta al espacio que tienen nuestros bebés. En caso de un bebé de nalgas, podemos intentar recuperar ese equilibrio corporal más fisiológico. No muy tenso, no muy laxo. Dando espacio, nuestro bebé tenderá a girarse si puede y quiere. Y de cara a una VCE, versión cefálica externa, también estaremos facilitando la maniobra. El bebé se desencaja, ligamentos y músculos están menos tensos. La actividad física, encaminada a restaurar este equilibrio, siempre es positiva. Yoga, pilates, #Aipap, fisioterapia, Método GDS (una opción fantástica en embarazo. AQUÍ Laura, fisioterapeuta especializada en equipo Recrearte nos cuenta en qué consiste).

De ahí mi pregunta esta mañana: si tenemos molestias/dolor que achacamos como normales al embarazo, y ya sabemos que no lo son, lo primero es tratarnos con fisioterapia y osteopatia especializada. Muy probablemente, la posición del bebé, viene desde ahí. Liberar el sacro, movilizar la pelvis, relajar músculos, trabajar músculos acortados, hipertonos, diafragma, psoas…ligamentos… Nuestro cuerpo funciona como un todo, no compartimentado.

Los bebés tienden a colocarse de cabeza por una cuestión de gravedad. Entre la semanas 24 y 29 los bebés adoptan una posición vertical, ya sea de cabeza o de nalgas. Entre las semanas 30 y 32 la mayoría de bebés están colocados de cabeza, posición cefálica. A término, 37 semanas, en torno a un 3-4% de los bebés persistirán en posición de nalgas.

Punto número 1: antes de la semana 32-34 es ABSURDO preocuparse por la presentación del bebé. Entiendo que esto viene fomentado por el aumento de ecografías que se realizan en el embarazo y comentarios de “está de nalgas”. Hoy me habéis contado en mensajes que os lo “comentaron” tan pronto como la semana 12 (no doy crédito), 20, 26, 27 …en serio…NO DOY CRÉDITO. Por favor…si os hacen un comentario sobre la presentación de vuestro bebé antes de la semana 32, SENTIDO COMÚN. No contribuyamos a crear problemas donde no los hay. Dentro de poco esperaremos que el embrión de 6 semanas esté ya de cabeza. Dejad a vuestros bebés seguir su curso. SOLO un 3-4 % persiste de nalgas a término. ¡Algunos bebés se giran más tarde!

Sin embargo, es cierto que a partir de la semana 32 podemos hacer cosas sencillas para animarle a girar. Más bien darle espacio para que pueda hacerlo. Cuando funciona en torno a la semana 32-34 puede que sea por ese espacio que hemos recuperado, pero seguramente, se iba a girar de todos modos.

A partir de la semana 34 podemos ser más proactivas en el intento. Porque para la mayoría de mujeres enfrentarse a una cesárea programada, o entrar en la búsqueda de asistencia a un parto vaginal de nalgas, no poder parir en casa o en casa de partos ES un estrés añadido. Algunos bebés permanecerán de nalgas y es lo normal para ellos. Parto vaginal o cesárea no resta ni un ápice al milagro de gestar y dar vida.

En torno a la semana 37 en casi todos los centros se está ofreciendo ya la VCE. La versión cefálica externa, consiste en girar al bebé desde fuera. Normalmente se hace con control ecográfico o al menos monitorizando la frecuencia cardiaca del bebé.

VCE

La teoría es que no se debe forzar…se acompaña al bebé. Si se manifiesta una resistencia considerable la maniobra no debe forzarse. Los protocolos de VCE varían enormemente de unos centros a otros. En algunos con control ecográfico y poco más se procede. Puede resultar desde molesto a muy doloroso para la mujer. La tensión no favorece el éxito de la maniobra. En otros hospitales se ofrece óxido nitroso y en otros se realiza bajo anestesia raquídea. En muchos centros se administra también vía intravenosa un tocolítico, normalmente PREPAR, para relajar el útero y evitar contracciones durante la maniobra pues dificulta su realización. Un útero a término tiende a contraerse al ser palpado. La VCE tiene un éxito de entre 50 y 75%…pienso que sería mayor con un abordaje físico previo. Podríamos recoger datos.

El éxito es mayor en mujeres multíparas ya que normalmente el útero está más distendido y lo mismo la pared abdominal. La cantidad de líquido amniótico también puede facilitarla. En presentaciones inestables, bebés que se giran indistintamente con facilidad, el trabajo corporal es muy importante. Ese bebé no puede encajarse por algún motivo y se dedica a dar volteretas. Debemos facilitarle ese espacio en la entrada a la pelvis. Fajar este tipo de abdomen no es mala idea. Es habitual que se vuelvan a girar tras una versión exitosa. Además resulta comodísimo al final del embarazo.

En general la VCE es una maniobra segura…pero, como toda intervención, no exenta de riesgos. De hecho se realiza en la semana 37 y no en la 34-35, donde la posibilidad de éxito sería mayor, por evitar la posibilidad de un parto prematuro. En vuestro hospital os darán el consentimiento con los posibles riesgos, que pueden incluir necesidad de cesárea urgente porque el bebé se vea afectado por el intento. Insisto en que es poco habitual, pero sí sucede en ocasiones. Quizás tenga que ver con ese NO FORZAR una maniobra que se resiste. La verdad es que por norma general se recomienda intentarlo…pero debe primar vuestra decisión y sentir.

Os dejo este video precioso de una VCE.

Y aquí una VCE en gemelos!!!!! Se gira al gemelo A, es decir, el que está primero, para posibilitar el parto vaginal, ya que en muchos centros se asiste sin problema aunque el segundo bebé esté de nalgas, si el primero está en cefálica.

En la segunda parte os cuento las actividades de Spinning Babies y su secuencia. No os la perdáis AQUI: http://comadronaenlaola.com/mi-bebe-esta-de-nalgas-2

nazadmin
Posts created 30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: