Aquí os dejo las respuestas a algunas de las preguntas que me hicisteis ayer en Instagram: @comadronaenlaola . Siento mucho no haber contestado a todas. Me dejo algunas que me apetecía contestar pero por hoy no doy más de mi misma. Prometo hacerlo en una próxima entrada.

Os dejo un índice con las preguntas a las que he respondido. Espero que os guste.

Red Heart on Twitter Twemoji 11.3
  1. Natación en la semana 11 ¿Bien?
  2. ¿Por qué se marcan tanto las venas del pecho? Bebé de 16 meses ya.
  3. Estoy de 34 semanas ¿Qué cosas puedo hacer para facilitar el parto en estas últimas semanas?
  4. ¿En qué casos está justificado romper la bolsa de manera artificial en un parto?
  5. Estudios sobre cómo afecta nacer por cesárea
  6. La función de las contracciones
  7. Cuándo empezar a empujar
  8. Beber en el parto
  9. 42 años, edad para parir
  10. Sensación de falta de aire en el primer trimestre
  11. ¿Siempre es necesario masaje para prevenir la atonía uterina tras el parto?
  12. Piel tirante, tensión en el abdomen. Contracciones de Braxton Hicks
  13. Riesgos reales del PVDC
  14. PVDC tras fórceps en primer parto y cesárea en el segundo por presentación de nalgas
  15. Hacer ejercicios de fuerza, yoga, invertidas. Mujer activa previamente
  16. Obstrucciones de repetición
  17. Cuándo ir al hospital una vez que se rompe la bolsa
  18. Profilaxis ocular del recién nacido con antibióticos
  19. Antibiótico tras 12 horas de bolsa rota sin contracciones
  20. Voy a tener gemelos, ¿debo comprarme un sacaleches? Crisis de lactancia con mellizos de 3 meses.
  21. No respeto a nuestra decisiones, aún más difícil con sobrepeso
  22. Cómo encontrar sitios respetuosos para parir
  23. Mi opinión sobre la walking epidural y por qué no la hay en el HRJC de Móstoles
  24. Justificación de la episiotomía
  25. Si inducción con cesárea previa, ¿qué es mejor?: Hamilton, romper la bolsa…
  26. Sanar una cesárea traumática

Natación en la semana 11 ¿Bien?

Underwater view of pregnant woman swimming — Image by © Ben Welsh/Corbis

Natación en la semana 11 y hasta el final perfecto. Podéis practicar natación durante todo el embarazo, sin ningún problema. El ejercicio durante el embarazo está altamente recomendado. La natación es un deporte en el que la mujer embarazada además se siente ligera. Favorece la flexibilidad de las articulaciones de la cadera y la elasticidad de los ligamentos mientras fortalece la musculatura. Un consejo: si sois buenas nadadoras y habituales, intentad no nadar con estilazo, (en crol por ejemplo), permitid que los pies se hundan en el agua para no forzar la curvatura lumbar, que se va acentuando según avanza el embarazo 😉 Una vez que terminéis de nadar hay que quitarse rápido el bañador para evitar la humedad en la zona genital, para evitar infecciones. No suceden por ir a la piscina en si misma. Si hay infecciones de repetición, habrá que buscar la causa. Si son aisladas tratarlas sin más.

Al final del embarazo se puede nadar igualmente. Echar tapón no es motivo para dejar de ir. El agua no entra en la vagina. Si encontráis en vuestra zona AIPAP os lo recomiendo mucho. Es un programa de acondicionamiento físico en piscina para embarazadas. Haréis ejercicio y lo pasaréis genial, a la vez que está diseñado especialmente para paliar los efectos de la vida moderna (sedentarismo, estar sentadas tantas horas y además mal, conducir, cruzar las piernas…) y devolver a la pelvis de cara al parto su diseño maravilloso.

Alternativas al AIPAP son otros programas como Spinning Babies, o clases de yoga y pilates prenatal específicos para embarazo. En mis clases de preparación al parto os muestro una sesión breve de 30 minutos en esta línea, así como ejercicios de Spinning Babies específicos para equilibrar la pelvis y ligamentos.

¿Por qué se marcan tanto las venas del pecho? Bebé de 16 meses ya.

No me has especificado si sigues con lactancia. Las venas en el pecho se empiezan a notar en el embarazo por el aumento del volumen sanguíneo fisiológico y necesario durante el mismo. Durante la lactancia el pecho sigue estando muy vascularizado. La mama está muy irrigada para la producción de leche. En mujeres delgadas y de piel muy clara puede ser más notorio. Una vez cesa la lactancia va disminuyendo aunque es posible que a algunas mujeres se les siga notando un poco.

Estoy de 34 semanas ¿Qué cosas puedo hacer para facilitar el parto en estas últimas semanas?

Contestar a esta pregunta podría dar lugar a un libro ;). Por un lado, porque el PARTO SUCEDE sin que tengamos que hacer nada. La mayoría de mujeres se ponen de parto y dan a luz sin ningún tipo de problema. Esta no es nuestra percepción porque el parto está SOBREMEDICALIZADO y un parto intervenido tiene muchas papeletas de complicarse. Así perpetuamos la sensación social de que los partos son muy peligrosos. Las intervenciones no son inocuas. No es inocuo ingresar a una mujer sin estar de parto. No es inocuo estimular con oxitocina. No es inocuo romper la bolsa sin justificación. La epidural no es inocua. Estar tumbada en una cama durante el parto no es inocuo. Realizar tactos vaginales cada hora o cada 2 horas no es inocuo…Si hay intervención, si hay una inducción, debe estar justificada, siendo el beneficio mayor que el riesgo. Una gran proporción de partos se llevan muchas de esas intervenciones sin necesidad. Así que la sensación es que los partos no van bien por sí mismos. Si la mayoría de partos fuesen de inicio espontáneo y nos limitásemos a vigilar el bienestar materno-fetal, tendríamos otros resultados. La epidural podría tener un uso más racional y utilizarse intentado paliar los efectos adversos (aunque no siempre sea posible).

Volviendo a la pregunta, lo anterior es cierto, y las mujeres estamos diseñadas para parir, y los bebés también hacen su 50% para nacer. Pero no deja de ser una realidad, que nuestro estilo de vida cada vez tiene más repercusión en el desarrollo del parto y esto lo veo más a menudo de lo que cabría pensar. La vida sedentaria (de quien lleve vida sedentaria, no generalizo) nos afecta. La alimentación nos afecta también durante el embarazo. Trabajar horas y horas sentadas en la oficina. Conducir. Tumbarnos boca arriba en un sofá, cruzar las piernas…son actitudes que físicamente nos restan facilidad para el parto. La edad materna más avanzada también influye.
La buena noticia es que a pesar de todo, estamos tan bien hechas, que muchísimas mujeres en cualquier paso, paren fácilmente 😉

Así que me remito un poco a la pregunta de arriba sobre natación y ejercicio en el embarazo. Es positivio trabajar físicamente para reequilibrar el cuerpo, ganar flexibilidad, elasticidad, agilidad y capacidad cardio-pulmonar.

En otras esferas, sería recomendable que las mujeres con 34 semanas ya no estuviesen trabajando. Sé que hay quien opina todo lo contrario. Pero basta ya. Con 34 semanas es momento de bajar el ritmo de estrés que afecta mucho a todo el organismo. Es hora de centrarnos en lo que está por venir. Dedicarnos un ratito para realizar actividad física. Empaparnos de lecturas si nos apetece. Ir a una buena preparación al parto para llenarnos de oxitocina y buena información. Pasear a diario. Cuidar nuestra alimentación. Ver documentales, vídeos de partos. Visitar grupos de lactancia o postparto para aprender de lactancia por observación, conocer a otras madres, prepararnos para el postparto…o simplemente, hacer lo que más nos apetezca.

¿En qué casos está justificado romper la bolsa de manera artificial en un parto?

Esta pregunta no es fácil, pero en definitiva, intentaré explicar cuándo y por qué podría estar justificado romper la bolsa de manera artificial durante un parto: en contadísimas ocasiones .

En un parto de inicio espontáneo, que progresa sin más, NUNCA es necesario romper la bolsa. No es necesario hacer nada de nada. No son necesarios ni los tactos. Nada. En un parto en casa por ejemplo, la norma suele ser: la mujer se pone de parto, avisa a sus matronas. Las matronas llegan y observan, además de escuchar la frecuencia cardiaca del bebé. Su frecuencia cardíaca auscultada de manera intermitente acorde a la evidencia, te dice cómo está el bebé. Y si el bebé está bien y la madre está bien, no hay tiempos, no hay intervenciones. El parto progresa y las mujeres muestran signos de progresión, y el bebé nace. La bolsa puede romperse antes de iniciarse el parto, durante el parto en cualquier momento, en el expulsivo o incluso no romperse y que el bebé nazca enmantillado…algo impresionante de ver. La bolsa intacta puede hacer las contracciones más llevaderas para la mujer y amortigua también la compresión uterina para el bebé, pero en cualquier caso el que se rompan intraparto forma parte del proceso. Una vez que la bolsa se rompe, suele dar lugar a contracciones más seguidas y fuertes. Al haber menos presión y resistencia, la contracción uterina es “más intensa”. La cabeza del bebé apoya más directamente sobre el cuello uterino, favoreciendo el progreso de la dilatación en un bebé BIEN POSICIONADO.

Entonces, la bolsa se rompe de manera “rutinaria” en muchos hospitales buscando el efecto de acelerar el parto. Así sin más, esto no tiene justificación y la evidencia muestra que el parto NO SE ACORTA. Aún así se sigue haciendo para acelerar.

La bolsa se rompe en procesos de inducción. No me voy a meter en las inducciones porque no acabo. Pero pongamos que hemos aceptado una inducción, por el motivo que sea. El beneficio es mayor que el riesgo. Entonces romper la bolsa forma parte de ese intento de inducción, que busca el inicio de contracciones, el mayor apoyo de la cabeza del bebé en el cuello del útero, y porque el líquido amniótico contiene prostaglandinas que contribuyen a la maduración del cérvix. Si el bebé no está bien flexionado y en una posición óptima, es posible que esto no haga demasiado y además hemos privado al bebé de la bolsa que le amortigua y permití cierto margen de rectificación de la posición.

Cuando una mujer se pone la epidural y el parto se frena (en líneas generalas se recomienda que una mujer ingrese en trabajo de parto activo: 4-5 cm y cuello borrado + contracciones regulares, para que el parto no se frene), romper la bolsa puede ser una manera de evitar usar oxitocina sintética. No siempre es posible, pero es un paso previo. Puede funcionar en un parto que ya estaba establecido como digo: 5cm, cuello borrado, blando y contracciones regulares que se han detenido por la epidural. (Por eso se recomienda en general, en partos espontáneos no hacer uso de la epidural hasta ese parto activo establecido). Romper la bolsa de manera artificial estaría “justificado”.

A veces el parto sin epidural también se frena. Por muchos motivos. No se recomienda realizar tactos vaginales en trabajo de parto con un intervalo inferior a 4 horas. Hacerlos antes solo conlleva dictaminar “no progresión de parto” sin dar un tiempo más realista para cada mujer. (Podéis ver el post Nuevas Guías cuidados intraparto OMS 2018).

Realizar tactos vaginales con mayor frecuencia, conlleva tomar decisiones sobre intervención antes de un tiempo prudente y realista. En el ámbito hospitalario, podría ser otra indicación, valorando en global, si en 4 horas no ha habido evolución, romper la bolsa.Pero antes deberíamos haber descartado si el parto no progresa por una malposición del bebé. Si el bebé no está bien colocado, no consigue rotar y descender. Entonces se rompe la bolsa para reactivarlo. Puede ser que con contracciones más intentas y regulares el bebé acabe encontrando el camino, pero también puede que sin esa bolsa que le daba espacio para girar y rotar, le hayamos hecho clavarse más en la malposición. Debería valorarse primero qué otras cosas no permiten la progresión, en especial la posición y flexión del bebé. La mujer debe hidratarse y comer cosas energéticas. Por esto también es tan importante no ingresar sin haber llegado a trabajo de parto activo. Si una mujer ingresa con 2 o 3 cm, es lógico que no avance ni en 4, ni en 6, ni en 12 horas: no estaba de parto.

Y por último, siempre nos deben contar por qué y para qué lo van a hacer. Yo he tenido situaciones de expulsivo en los que la mujer estaba agotada, con la bolsa aún intacta. Más de una vez me han pedido que rompa la bolsa porque quieren que acabe ya y la presión que sienten empieza a ser demasiado. Si la mujer me está manifestando que está cansada y opta por romper la bolsa, no veo motivo para no hacerlo. Es ella la que sabe lo que necesita. Hay que escuchar a la mujer de parto. Más de una se la rompe ella misma de manera instintiva con sus dedos.

Estudios sobre cómo afecta nacer por cesárea

El nacimiento por cesárea es en ocasiones, absolutamente necesario. En ese sentido es una intervención que salva vidas a la cual estamos muy agradecidos. Pero sin duda, necesitamos eliminar las cesáreas iatrogénicas, por comodidad, por agenda, por mala praxis, por negligencia, las cifras de cesáreas están disparadas SIN control. La evidencia es muy clara: morbilidad y mortalidad maternas aumentan por cesáreas. La vida reproductiva futura de la mujer queda condicionada. En ocasiones la cesárea es el parche que salva toda una serie de intervenciones previas absolutamente negligentes.

No creo en el firme determinismo. Quizás no soy la persona más adecuada para contestar sobre esto. Es cierto que nacer por cesárea implica que madre y  bebé “se pierden” aspectos fisiológicos del parto como el cóctel hormonal con funciones importantes o el pasar por el canal del parto que para el bebé supone un estímulo físico a su cuerpo, y especialmente impregnación de la flora  bacteriana vaginal materna, importante para el desarrollo de su flora y su sistema inmune.

Pero sobretodo, el problema es el manejo de las cesáreas. Los esfuerzos deben ir dirigidos a MINIMIZAR el impacto sobre la madre y el bebé, en lugar de acentuarlo. El ejemplo máximo es la SEPARACIÓN de madre y bebé, casi siempre, por protocolo y falta de voluntad. Sería inevitable solo si la madre se encuentra en estado grave o el recién nacido precisa de cuidados neonatales avanzados. Para el bebé y para la madre es importante vincularse nada más nacer. Tanto el cerebro de la madre como el del bebé esperan encontrarse. Si la separación es inevitable de verdad, cuanto antes se reúnan e inicien piel con piel todo el tiempo posible para recuperar ese tiempo, mejor para su salud física y emocional. En este sentido, también es mejor para madre y bebé la cesárea que se realiza una vez iniciado el trabajo de parto en lugar de la programada (la cesárea programada puede ser necesaria en algunos casos). De esta manera reciben las hormonas del parto que preparan a ambos para el nacimiento, la vinculación y el maternaje. Además a nivel físico el útero desarrolla el segmento donde se realiza la incisión con menos repercusiones físicas a largo plazo.

Es una prioridad que la atención al parto por cesárea mejore definitivamente, implementando de una vez por todas: la cesárea acompañada por la persona de elección de la mujer, el pinzamiento del cordón AL MENOS Y QUÉ MENOS, que un minuto tras el nacimiento por cesárea del bebé salvo complicaciones mayores,  el contacto piel con piel inmediato tras el nacimiento en quirófano sin separación, la recuperación de la madre con su bebé y acompañante, asistidos por matronas preferentemente, durante el periodo de recuperación. Inicio de lactancia materna, buen manejo del dolor postquirúrgico y un mejor seguimiento de su recuperación física y emocional. La lactancia materna es para muchas mujeres que dan a luz por cesárea, una manera de recuperar parte de lo que sienten que han perdido. No todas las mujeres sienten esto, ni insinúo que hayan perdido, solo digo que muchas mujeres me lo verbalizan y es importante nombrarlo. Para el bebé, la vida tiene sentido al nacer, desde el punto de vista del cuerpo de su madre. Va del útero a su piel, donde espera seguir desarrollándose los siguientes meses, ya que el bebé recién nacido humano es inmaduro y dependiente 100% de sus cuidadores y para eso necesita contacto continuo.

Recomiendo las lecturas: Nacer por cesárea de Ibone Olza y a Nils Bergman. Ahí encontraréis estudios y más datos. En mi blog hay una entrada que se llama “Nada en la vida del recién nacido tiene sentido si no es desde el punto de vista del cuerpo de la madre”. Debemos exigir mejorar la atención al parto por cesárea, minimizar la separación a imprescindibles, y recuperar cuanto antes, el tiempo perdido.

La función de las contracciones

Las contracciones en las primeras etapas del parto ayudan a acortar el cuello del útero hasta borrarlo. Al borrarse el cuello, ese tejido, que de algún modo se acumula hacia arriba, ayuda a engrosar el cuerpo y fondo del útero, de manera que hay mayor número de fibras musculares reclutadas para el motor del parto. Una vez que esto sucede, la dilatación puede progresar. Las contracciones se inician en el fondo del útero (la parte superior) y se propagan hasta el cuello del útero. La fibras musculares del útero se contraen, el útero se pone duro, y tiran hacia arriba, de manera que el cuello se abre, como tirando de un jersey de cuello alto para que pase la cabeza. La cabeza del bebé bien apoyada favorece la apertura y por eso la posición del bebé es importante para el progreso más fluido del parto. Cuando el cérvix ya se ha abierto del todo (famosos 10 cm, que no son tales exactamente, sino que el cérvix permite el paso del bebé), las contracciones ayudan al bebé a descender y rotar para nacer, empujándole desde arriba. El bebé hace por bajar y colocarse, y los pujos de la madre, involuntarios en un parto fisiológico, suman a todas estas fuerzas. Os recomiendo la entrada de mi blog “DILATACIÓN”. Y este video donde lo podéis ver y entender fácilmente:

Cuándo empezar a empujar

Cuando el cuerpo te lo pide. Es un acto involuntario. La necesidad de pujar empieza a aumentar normalmente hacia el final de la diltación (aunque a veces ente la dilatación completa y el descenso del bebé pueden pasar horas). Al principio se sienten ganas solo en algunas contracciones, hasta que sucede en todas. Los pujos fisiológicos son guturales, no los podemos controlar ni hay por qué hacerlo. Nadie te dice como pujar. El cuerpo lo hace solo. Me sorprende que es un concepto tan difícil de entender. Hasta que lo vives claro. Cualquier mujer sin epidural puja sin que nadie le diga cómo o cuándo hacerlo. El bebé nace. Es inevitable e incontrolable. Sucede.

Según desciende la cabeza del bebé y llega al suelo pélvico, se desencadena un proceso de pujos fisiológicos inevitables, como sería por ejemplo el proceso de vómito. De hecho, vomitar al final del parto favorece el descenso del bebé, por el juego abdomino-perineal que implican los mecanismos musculares y de presiones del vómito.

En un parto CON epidural, va a depender de qué tan anestesiado esté el cuerpo de la mujer, de la facilidad que tenga el bebé para descender y de las contracciones que estén presentes. También influye la posición materna más o menos recluida a la cama, cambio de posiciones…etc. Se recomienda con epidural un periodo PASIVO de expulsivo de hasta 2 horas. En este tiempo, se espera que las contracciones ayuden al bebé a descender para luego pasar a expulsivo activo. Con epidural, la realidad es que pocas veces funciona el pujo espiratorio y se recurre normalmente a pujos forzados, en valsalva, reteniendo el aire. Son pujos que comprometen más el flujo de oxígeno que llega al bebé. Unido a posiciones tumbadas en la cama de la mujer, es habitual el “deterioro” del registro cardiotocográfico. Además agotan a la madre, y dañan más el suelo pélvico, pero siendo realistas, con epidural muchas veces es lo único que funciona. Especialmente en primeros partos. Los segundos y sucesivos incluso con epidural suelen ser más fáciles y cortos aunque no se cumple esta norma al 100%.

La epidural no debería bloquear la sensación de pujo tanto, y ser una analgesia y no una anestesia. Si estamos muertas de cintura para abajo, la bomba se puede detener un poco o bajar la infusión si la madre así lo de desea/autoriza hasta sentir al menos sensación de presión. Es uno de los motivos por los que la anestesia epidural conlleva más partos instrumentales y maniobra de Kristeller. No porque la mujer no sepa empujar. No porque el bebé “baja y se sube”, no porque el bebé no quepa….sino porque es muy difícil imitar lo que el cuerpo haría de manera fisiológica con una epidural que bloquea toda esa zona.

Beber en el parto

Hidratarse es importante ya que el trabajo de parto con y sin epidural conlleva un esfuerzo físico grande para el cuerpo de la mujer. Conviene beber agua y bebidas que repongan a nivel hidroelectrolítico, así como que aporten algo de energía. El útero necesita glucosa especialmente si es un parto largo. Necesita gasolina para tirar y que las contracciones sean eficaces. El aquarius NO es una bebida isotónica. Es agua con azúcar, la glucosa no va mal, pero no es en sí misma lo mejor. Así que mejor bebidas isotónicas de verdad, o podemos preparar bebida isotónica casera, llevar las infusiones que nos apetezcan, o cualquier bebida clara. Normalmente apetece beber por pequeños sorbos, ya que grandes cantidades pueden generar náuseas. En cualquier caso ya sabéis que vomitar en el proceso de parto no es nada malo, al contrario,muchas veces contribuye al avance del mismo.

Bebida isotónica casera: agua o agua de coco (NO azucarada), 1/4 de cucharadita de sal marina (lo menos procesada posible), Zumo de limón, endulzar con un poco de miel o azúcar.

42 años, edad para parir

Muchísimas mujeres dan a luz con más de 40 años. Antaño no solía ser el primer hijo, sino el 5º o el 6º…ahora muchas mujeres tienen su primer hijo en torno a los 40. Mentiría si no os digo que la edad en los procesos de parto se nota. Las mujeres muy jóvenes, tienen mayor facilidad para dar a luz en líneas generales, el proceso fluye con facilidad. Eso no quita que muchísimas mujeres dan a luz después de los 40 años por primera vez sin ninguna dificultad. Te recomendaría sin más, cuidar tu embarazo con mucho mimo, en especial lo relativo a la nutrición, los niveles de estrés y la actividad física que ayude a paliar los efectos del ritmo de vida moderno, como os contaba más arriba, relativo a la postura, las horas que pasamos sentadas y la pérdida de flexibilidad y elasticidad. Optar por una preparación al parto que aporte información desde la fisiología y no la asistencia de rutina, de “se hace así y punto”…información real para decisiones informadas. Importantísimo buscar si podemos un hospital con protocolos actualizados y basados en evidencia, para cualquier mujer. Independientemente de la edad. El parto normal es asistido por matronas, no por ginecólogos…mucho cuidado en la sanidad privada. Los ginecólogos forman parte del equipo para acudir cuando el parto se desvía de la normalidad.

Sensación de falta de aire en el primer trimestre

Durante el primer trimestre el volumen de sangre comienza a aumentar en el cuerpo de la mujer gestante. Es imprescindible que lo haga para poder irrigar bien la placenta. Además los niveles de progesterona se encuentran elevados. Todo esto conlleva que desde muy pronto se produzcan cambios en la respiración: hiperventilación y respiraciones más profundas. El consumo de oxígeno y la eliminación del CO2 se ven algo alteradas. Estos cambios pueden producir sensación de falta de aire hasta que el cuerpo se va habituando.

También es más habitual en el último trimestre porque la capacidad pulmonar se ve disminuida por el espacio que ocupa el útero. En cualquier caso, es oportuno valorar una posible anemia, porque si es muy marcado puede en ocasiones deberse a ello.

Una vez más, es aconsejable realizar actividad física adecuada a nuestra capacidad.

¿Siempre es necesario masaje para prevenir la atonía uterina tras el parto?

No. En absoluto. Si no hay sangrado, y solo con unos dedos notas el útero contraído en el abdomen de la mujer, no es necesario ni hacer masaje ni tocar ni molestar. De hecho no debe hacerse por rutina ya que en el interior, en la herida que queda donde estaba la placenta se forma una costra que contribuye junto con la contracción uterina al control del sangrado. La coagulación también forma parte importante del control del sangrado postparto. El masaje por rutina y agresivo no permite que se forma esta especie de coágulo-costra.

Pero, el masaje uterino SI se hace si se objetiva un sangrado mayor al habitual desde fuera, entonces tocas el útero para ver si está contraído. Si está contraído, a veces masajeamos unos segundos por si hay coágulos ocupando el espacio uterino para ayudarlos a salir. Un útero lleno no puede contraerse. La verticalidad ayuda a mantenerlo vacío. Si el útero está relajado, es decir, blando, y no notamos un globo duro a la altura del ombligo o algo más arriba-abajo, entonces masajeamos el útero para que se contraiga ya que es una medida eficaz poco invasiva. Si se contrae dejamos de tocar y se vigila. Es doloroso. El útero debe estar contraído para evitar que la pérdida de sangre a través de los vasos que irrigaban la placenta. Al contraerse, se cierra, se contraen esos vasos impidiendo el sangrado.

Si el útero no se contrae tenemos rápidamente que pensar qué puede pasar, por ejemplo, que la vejiga esté llena, o que quedé algún resto de placenta dentro que impida su contracción. Es poco habitual. Hay mayor riesgo en partos inducidos y muy largos, cesárea, embarazo gemelar…pero es quizás, el aspecto más importante a vigilar en la madre tras el parto.

Piel tirante, tensión en el abdomen. Contracciones de Braxton Hicks

Lo que me describes no parecen contracciones de Braxton Hicks. Parece precisamente eso: la piel se va estirando y en el interior el útero crece y los órganos deben reacomodarse. Además los ligamentos del útero, el ancho y los redondos también se estiran y a veces producen sensación de tirantez. Las contracciones de Braxton Hicks son una contracción del útero indolora. El útero se pone duro, como una piedra, se contrae como cualquier músculo. Pero no duele. Puede ser incómodo quizás, a veces, pero no duele. Y puede que te estén pasando las 2 cosas a la vez, no sé de cuántas semanas estás, pero la combinación es una sensación de mucha tensión.

Riesgos reales del PVDC (Parto vaginal después de cesárea)

Imagen de el Parto es Nuestro

El riesgo temido de los partos vaginales después de cesárea, es la rotura uterina. Al haber una cicatriz en el tejido uterino, se teme que durante el parto debido a las contracciones, se rasgue o abra la cicatriz. Esto puede ser peligroso para el bebé y para la mujer. Las estadísticas sobre rotura uterina varían un poquito según la fuente que consultes, pero es una variación pequeña. El riesgo en sí mismo es MUY pequeño: 0.32-0.47%…es decir, en torno a un caso cada 200, y no llega. Según la SEGO: no existen diferencias significativas en relación con la histerectomía, hemorragia, transfusión o infecciones (entre cesárea electiva de repetición y parto vaginal tras cesárea). En cambio, sí existe mayor mortalidad materna tras la cesárea electiva, si bien los valores absolutos son muy pequeños (0.013% vs 0.004%, p=0.027).  Además, la cesárea electiva en casos de cesárea anterior aumenta el riesgo de complicaciones serias en futuros embarazos. A medida que aumenta el número de cesáreas aumentan los riesgos de acretismo placentario y de lesiones quirúrgicas.

Se refieren a un éxito de parto tras cesárea en torno al 75%. Aquí tenemos el problema. Si bien es una cifra que no parece mala, (es increíble que es similar a la tasa de partos vaginales en mujeres primíparas sin cesárea previa en muchos hospitales de España, y eso es una barbaridad de cesáreas), estos datos están obtenidos de todo tipo de atención a partos tras cesárea previa en hospital. Según el Colegio Británico de Ginecología y Obstetricia (RCOG), datos más precisos sobre rotura uterina serían:

Partos espontáneos: 0.15–0.4%

Partos inducidos: 0.54–1.4%

Partos estimulados: 0.9–1.91%

Necesitaríamos más datos de partos fisiológicos para establecer la verdadera tasa de éxito. Diferencias entre partos intervenidos tras cesárea, y partos fisiológicos. Siempre me remito a la experiencia de la matrona catalana Inma Marcos, con una tasa de parto con éxito tras cesárea del 95,6% y 0 roturas uterinas. Hablamos de una muestra de 113 partos tras cesárea, incluidas 16 mujeres con 2 cesáreas previas y una con 3 cesáreas. Puedes leerlo aquí:http://inmamarcos.blogspot.com/

IMPRESIONANTE

Los PVDC se benefician de la máxima fisiología y esa debería ser la prioridad en su atención. El riesgo de rotura se vería aún más reducida. Debemos luchar y buscar un parto fisiológico, que empiece por sí mismo para que la oxitocina sea la endógena y evitar forzar el útero. Dilatar en el agua o usando la ducha es un recurso maravilloso para un PVDC. Te animo a entrar en el grupo Apoyocesáreas y leer experiencias. Evitar la epidural también forma parte de esa fisiología. Recomiendan el uso de epidural en parto tras cesárea entre otras cosas por miedo a tener que correr al quirófano por una rotura. Tener el catéter puesto da confianza a los hospitales, pero una anestesia general se pone en cero coma… sin epidural, las mujeres sienten que algo no va bien si hay una rotura: dolor entre contracciones que no se va. Con epidural el dolor queda enmascarado,  hasta que da la cara en la frecuencia cardiaca del bebé o el estado general de la madre que se ve deteriorado. La epidural es siempre opción de la mujer.

Dicho todo esto, la rotura uterina si, existe, y a veces se produce de manera repentina sin intervención. Si no hay nada que lo contraindique, la mejor opción suele ser intentar un parto vaginal, cuidando lo máximo posible, respetar ese proceso de parto.

PVDC tras fórceps en primer parto y cesárea en el segundo por presentación de nalgas

Haber tenido un parto vaginal previo aumenta la tasa y posibilidad de éxito de un parto tras cesárea. En torno al 90% según las guías anteriores, SEGO Y RCOG. Además es en sí mismo, factor protector de rotura uterina. Se recomienda que hayan pasado al menos 18 meses entre la cesárea y el momento del parto. Por lo demás…ya sabéis…fisiología y fisiología…la palabra más importante. Cuidarnos en el embarazo a todos los niveles también puede favorecer el éxito. Alimentación, actividad física, emocionalmente sostenidas…y un buen equipo de atención al parto.

Hacer ejercicios de fuerza, yoga, invertidas. Mujer activa previamente

No existe motivo para dejar de realizar actividad física durante el embarazo. Si la mujer ya era activa, durante el embarazo se trata de adaptar con sentido común el ejercicio, el esfuerzo, el peso y el tiempo según avanza el embarazo. Cuidar la postura, la columna y el suelo pélvico en ejercicios de fuerza. Yoga sin problema alguno, altamente recomendable. Posturas invertidas no hay contraindicación tampoco salvo problemas de hipertensión, glaucoma, patologías cardíacas o acidez digestiva. Cada vez más, se incide en la importancia de mantenerse activa durante el embarazo. El reposo está totalmente en entredicho. Incluso en casos de crecimiento retardado los estudios cada vez son más claros: la mujer y su bebé lo que necesitan es aumentar la vascularización de la placenta para nutrir al bebé, por lo que lo más adecuado sería activar la circulación (además de revisar la nutrición). El reposo va en detrimento del estado físico del ser humano. Las mujeres que no eran activas antes del embarazo también deben plantearse comenzar a serlo más. Poco a poco, adaptado a su estado general, y progresivamente. La actividad física es salud. Las nuevas guías canadienses sobre actividad física en el embarazo son reflejo de una obstetricia con más sentido común, a favor de embarazos y partos más saludables y menos parches médicos y farmacéuticos.

Obstrucciones de repetición

Pregunté un poco más a la persona que me planteó esta duda. Lo hace todo bien para tratar las obstrucciones, pero las tiene de repetición y además con perla de leche.

Las obstrucciones son un cúmulo de leche en un conducto que no consigue salir y drenar adecuadamente. Esta leche se solidifica y genera un bulto que duele pero no suele enrojecer la piel ni cursa con síntomas de mastitis. El tratamiento es drenar ese conducto y suele resolverse en 24- 48 horas con las medidas adecuadas que son:

Lactar a demanda y muy a menudo. Masajear la zona de la obstrucción y aplicar calor antes de la toma. Durante la toma masajear en dirección al pezón para intentar drenarlo. Cambiar la posición del bebé para que la barbilla masajee en especial la zona de la obstrucción. Aplicar frío local entre tomas para el dolor. Asegurar un agarre profundo del bebé.

Hidratación adecuada y descanso…lo sé, si eso es posible.

¿A qué se deben? Normalmente a un drenaje inadecuado del conducto, generalmente por problemas de agarre, frenillo corto…debemos intentar mejorar el agarre de nuestro bebé.

Pueden ir asociados a perlas de leche: la perla dificulta aún más el drenaje del conducto. La perla es dolorosa y está asociada también a un mal agarre al pecho. Si la perla duele mucho, se puede optar por abrirla. Podemos probar a hacerlo con una gasa impregnada en aceite de oliva: frotar la perla para abrir el poro en el pezón. O pincharla con una aguja estéril. No se trata de urgar en la perla. Solo pincharla una vez, de manera limpia. Tras hacerlo, podemos intentar drenar manualmente, presionando desde la areola hasta el pezón. Es posible que salga leche con consistencia de pasta de dientes. También puede mamar el bebé para ayudar a drenar la obstrucción mientras masajeamos la zona.

También parece ser eficaz la vibración aplicada a la obstrucción. Algunas mujeres utilizan el cepillo de dientes eléctrico.

Se debe cuidar los días posteriores la zona que deja la perla para evitar infecciones, como si fuese una herida. Se puede utilizar incluso pomada antibiótica tipo Bactroban.

En definitiva, debemos sospechar un agarre que no es del todo eficaz del bebé al pecho. Intentar mejorarlo cambiando de posición. Buscar apoyo/consulta con algún profesional con experiencia en lactancia que sepa valorar la toma en profundidad así como la anatomía de la boca del bebé.

La lecitina como suplemento parece ayudar a algunas madres con obstrucciones de repetición. Es seguro tomarla y se recomiendan dosis de 1200mg 3-4 veces al día.

Cuándo ir al hospital una vez que se rompe la bolsa:

Romper la bolsa a término, es una manera de iniciarse el parto. Es una manera natural de estimular el cuello del útero, para que se ablande y acorte si no lo está aún, o generar contracciones aumentando la presión sobre el cuello uterino con la cabeza del bebé. El líquido amniótico contiene prostaglandinas que contribuyen a la maduración del cuello del útero. Podemos esperar en casa a la expectativa, si observamos que el líquido es claro (algo rosáceo o con moco e hilos de sangre es normal e indica que el cuello está modificando) y estamos pendientes de que el bebé se mueve con normalidad, como siempre. Estaremos pendientes de la temperatura materna cada 4 horas más o menos para observar que no sube y será recomendable beber mucho líquido en este tiempo. El manejo ideal de la actitud expectante de la rotura de membranas antes del inicio del parto incluye escuchar la frecuencia cardiaca del bebé. Es posible que el parto comience un rato después de haber roto la bolsa, o que tarde en comenzar aún… 24 – 72 horas. Hay mujeres que están tranquilas con esto y deciden esperar en casa. Hay mujeres que lo viven con mucha ansiedad y prefieren ir cuanto antes al hospital. La mejor decisión es la que nos da tranquilidad. Debemos tomar decisiones y asumir nuestra responsabilidad en nuestro proceso. Sin corresponsabilidad las cosas no avanzarán. No puedo deciros exactamente cuándo ir al hospital.

La bibliografía basada en evidencia es amplia, pero las opciones se reducen porque los hospitales refieren mayor número de casos de infecciones por bolsa rota de más de 24 horas. Lo que no estamos, es viendo la imagen completa, porque en los hospitales se realizan tactos de repetición y la evidencia es muy clara: las infecciones son proporcionales al número de tactos con bolsa rota. Además el propio manejo de los partos es en general MUY intervencionista: numerosos tactos por más de una persona cada vez, introducción de geles y cosas como lancetas, y  electrodos en la vagina, propiciando la infección.

En general, se acepta la recomendación de inducir a partir de 24 horas de bolsa rota. Las Guías NICE de cuidados intraparto en Reino Unido dicen:

· No realizar examen con espéculo si es evidente que las membranas se han roto.

· Si la ruptura no es evidente y existen dudas sobre si están intactas o no, se puede ofrecer a la mujer examen con espéculo. Evitar tactos vaginales en ausencia de contracciones. Esto NO se cumple, por lo que no estamos poniendo todo lo que podemos de nuestra parte para evitar la infección.

 · Informar a las mujeres con ruptura de membranas antes del inicio del parto que:

-El riesgo de infección neonatal grave es del 1% en comparación a 0.5% de membranas intactas.

– El 60% de las mujeres con ruptura prematura de membranas se pondrán de parto antes de 24 horas.

-La inducción del parto sería apropiada a partir de las 24 horas.

-Si la mujer decide manejo expectante más allá de las 24 horas:

*No realizar tactos vaginales.

*No medir PCR.

*Para detectar posibles infecciones, informar a la mujer de que debe de registrar su temperatura cada 4 horas y ser valorada si el color o el olor del líquido cambia.

*Informar de que las duchas y los baños no aumentan el riesgo de infección pero las relaciones con penetración sí.

  • Valorar el movimiento fetal y la frecuencia cardiaca en la primera valoración y 24 horas tras la ruptura de las membranas mientras la mujer no esté de parto. Deberá ser valorada de inmediato si los movimientos del bebé cambian o disminuyen. No aconsejan esperar más de 96 horas.
  • Si tras 24 horas no ha comenzado el parto, se recomienda dar a luz cerca de acceso a servicios de neonatología.

En España, se aconseja según el hospital acudir inmediatamente y esperarán si acaso 12 horas de rotura de bolsa, manejo expectante, antes de comenzar la inducción por miedo a la infección. La causa principal de las infecciones son los tactos vaginales y las intervenciones de rutina. En torno al 60% de las mujeres se ponen de parto solas en 24 horas pero para ello hace falta tranquilidad y un ambiente propicio. No debemos perder nunca de vista que el parto es un proceso hormonal. Calma, seguridad, ambiente tranquilo, estimular la oxitocina (masaje, baño caliente, música, luz tenue, orgasmos, o simplemente un paseo agradable…).También es recomendable poner en práctica ejercicios que estimulen el parto.

Si nos ingresan y durante esas 12-24 horas (según protocolos), tenemos la habitación llena de visitas es probable que no se desencadene nada. No es el ambiente adecuado para un parto. Normalizar los eventos fisiológicos del parto frente a familiares forma parte de la educación que necesitamos para volver a un paradigma de atención al parto más humano, más digno, más seguro, y más científico. Es decir: que nos dejen tranquilos mientras dura el proceso de nacimiento de nuestro bebé.

En caso de inducir el parto tras esas 12-24 horas, es recomendable escoger un hospital donde los tiempos de inducción estén actualizados y sean por tanto, amplios.

 En caso de líquido teñido, verdoso o amarillento, es necesario acudir al hospital para valoración. Significa que el bebé ha hecho algo de meconio. La mayoría de bebés relajan el esfínter por madurez y no significa nada. Algunos bebés pueden haber tenido un pequeño momento de estrés, relajando el esfínter sin más repercusión, pero habrá que valorar e individualizar, por si se mantiene el estrés en el tiempo y es necesario intervenir.

 Sobre el miedo al prolapso de cordón por rotura de bolsa, actualmente, no existen medidas para prevenirlo. El prolapso del cordón umbilical se refiere a la salida del cordón por delante de la cabeza del bebé, pudiendo comprometer su bienestar. Tiene una incidencia del 0,4% y se asocia a presentaciones de la cabeza alta o anormales e inestables, rotura artificial de bolsa amniótica, exceso de líquido amniótico, colocación anormal de la placenta, embarazos gemelares, multiparidad, y en general todas aquellas situaciones que impidan una buena adaptación de la cabeza fetal al espacio superior de la pelvis.

Señalar también que no existe el parto seco, ya que la cabeza del bebé hace de tapón, y el líquido amniótico se regenera cada 2-3 horas (es sobre todo, orina del bebé). A veces se produce una fisura alta y la pérdida es pequeña e intermitente.

Profilaxis ocular del recién nacido con antibióticos

El antibiótico oftálmico que se pone a los recién nacidos, tiene como justificación prevenir la oftalmía neonatal. Se sabe que se debe principalmente a infección en la madre por clamidia. También a gonorrea, infección menos frecuente (menos del 1%) pero más grave. Para contagiar al bebé, la infección debe estar presente en el momento del parto. Otras bacterias pueden causar infección en los ojos pero no son graves. Estudios algo anticuados, mostraban que la eritromicina era eficaz en torno a un 80% de las veces contra infección en los ojos por gonorrea y ofrecía algo de protección frente a clamidia. Debido al efecto de resistencias a los antibióticos, la eritromicina parece ser menos eficaz a día de hoy. La infección en los ojos puede tratarse si se produce,una vez que se presenta y su tratamiento es eficaz, por lo que un manejo expectante es posible. Estrategias para prevenir la ceguera oftálmica incluye cribado de gonorrea y clamidia en la madre.

Es razonable rechazar la pomada oftálmica en el bebé si sabemos que no tenemos ninguna de esas infecciones, si nuestra relación es monógama y nuestra pareja no está tampoco infectada. En caso de que el recién nacido presentase infección en un ojo, se debe consultar, como haríamos por sentido común en cualquier caso.

Antibiótico tras 12 horas de bolsa rota sin contracciones

No existe ninguna justificación para poner antibióticos por rutina tras 12 horas de bolsa rota. Es una barbaridad NO basada en evidencia. El uso indiscriminado de antibióticos no es inocuo. Protocolos más actualizados de atención al parto NO ponen antibióticos independientemente de las horas de bolsa rota, salvo que la madre haga fiebre intraparto que no cede a un primer tratamiento que consiste en: hidratación y antipirético tipo paracetamol o nolotil. La fiebre intraparto suele suceder en partos largos, donde hay tiempo para numerosos tactos e intervenciones…y no tanto por la bolsa rota en si misma.

Sí se ponen antibióticos en caso de SGB positivo, aunque este es un tema aparte y su uso también es controvertido ya que se ha dejado de hacer en muchos países avanzados. El abuso de los antibióticos es un problema. El manejo del parto una vez más es clave en la infección por estreptococo. Es una bacteria que vive en nuestro sistema digestivo y puede encontrarse en la vagina por contaminación. En un parto de alta intervención y tactos de repetición posiblemente lo mejor sea administrar el antibiótico.

Voy a tener gemelos, ¿debo comprarme un sacaleches?

Crisis de lactancia con mellizos de 3 meses.

En principio la respuesta es no. No es necesario comprarse un sacaleches. Con mellizos la lactancia funciona igual que con uno: a demanda desde el principio. A demanda es de verdad…a demanda, los recién nacidos maman constantemente las primeras semanas. Y es normal. Aunque insistimos mucho en esto, las mujeres dudan si es normal cuando se ven con los bebés porque es realmente, todo el dia. Más bien te recomendaría, buscar un grupo de apoyo a la lactancia desde ya!!!! Acudir para conocer el grupo y poder contar con apoyo desde el primer día. Preparar a tu entorno para que te den todo el apoyo que necesites, tanto de logística, como emocional. En especial tu pareja si la hay.

Os recomiendo la web www.gemelosalcuadrado.com dedicada especialmente a la lactancia con gemelos.

Os dejo el link a las crisis de crecimiento con los gemelos. Gema Cárcamo es una verdadera experta y ella ya lo tiene todo escrito: https://gemelosalcuadrado.com/brotes-de-crecimiento/

No respeto a nuestra decisiones, aún más difícil por sobrepeso

Qué cierto, y qué triste, es saber que es muy difícil a día de hoy, encontrar hospitales respetuosos que de manera protocolaria asistan el proceso de parto de manera adecuada y además escuchen nuestras preferencias y decisiones. Es un problema grave, que no parece terminar de mejorar, el cambio es lento, solo en algunos hospitales y no lo suficiente. El sobrepeso no debe ser un factor añadido para que nos respeten aún menos. No hay justificación. El sobrepeso, dependiendo del grado puede presentar alguna dificultad añadida al proceso de parto, pero muchas veces no lo hace en absoluto. Con dificultades me refiero por ejemplo a que a veces es más difícil monitorizar la frecuencia del bebé (pero no siempre) y en especial, a veces la falta de agilidad puede ser incómoda para la propia mujer. Pero si el embarazo es normal no hay motivo para tratar el parto de otra manera. En absoluto. Muchas mujeres con sobrepeso tienen partos divinos. Así que yo me prepararía para tener el parto que deseo exactamente igual que cualquier otra mujer, con mi plan de parto, mis preferencias y mis elecciones. Depende al final, como siempre, más del protocolo del hospital y el equipo que del sobrepeso en sí mismo.

Cómo encontrar sitios respetuosos para parir

En algunas ciudades tenemos más suerte y hay más posibilidad de elección. Pero es cierto que hay ciudades en España con un único hospital donde se ejerce aún de manera muy obsoleta y las opciones son nulas. Os recomiendo entrar en el grupo de FB de El parto es nuestro, o acudir a las reuniones locales si las hay en vuestra ciudad. Podéis preguntar por opciones y experiencias en los hospitales u otras opciones que tengáis disponibles en vuestra zona. Existe el turismo obstétrico en nuestro país también. Podéis preguntar por ello en el grupo de FB. Cómo lo hicieron y qué y por qué escogieron esa opción. No os dejéis llevar por publicidad engañosa de sitios que prometen mucho y luego nada. Procurad ser asistidas por matronas, especialistas en parto normal. Los hospitales más respetuosos y transparentes cuelgan en sus webs información como protocolos y estadísticas. La transparencia es un factor determinante.

Aprovechad la visita guiada a los hospitales para hacer vuestras preguntas y resolver dudas sobre cómo es la atención al parto en esos hospitales.

Mi opinión sobre la walking epidural y por qué no la hay en el HRJC de Móstoles

La walking epidural es una opción maravillosa para el parto si no sentimos que podamos/queramos seguir sin epidural. El efecto de la walking epidural es menor que el de la epidural normal. Disminuye el dolor pero NO lo elimina por lo que muchas mujeres deciden acabar pasando a la epidural normal. Sin embargo suele permitir el movimiento y la deambulación (ojo, no siempre), que sabemos es un elemento fisiológico de gran importancia en el parto. Y sobre todo, no bloquea la sensación de pujo en el expulsivo, permitiendo un parto más fisiológico con menos riesgo de intervención.

Su disponibilidad depende especialmente del servicio de anestesia en el hospital y no tanto de matronas y/o ginecólogos. Es un proyecto que tenemos y estamos deseando sacar adelante. Esperemos que así sea.

Justificación de la episiotomía

Empezando por el principio…para evitar una episiotomía el masaje perineal no sirve para nada. La episiotomía la evitan las tijeras que el profesional que te atiende no empuña. La episiotomía tiene unas indicaciones MUY claras y muy limitadas. La episiotomía por rutina hace años ya que se demostró que es una negligencia.

La indicación de episiotomía es básicamente:

  • Necesidad de que un bebé nazca YA. Esto puede ser necesario por una bradicardia mantenida, en especial cuando venimos de una frecuencia cardiaca fetal no tranquilizadora durante el parto o el expulsivo. En este caso, NO es necesario hacer una episiotomía gigante, normalmente con una incisión de no más de unos 1-2 cm es más que suficiente. He de decir que la mayoría de bebés se recuperan muy bien al nacer de las bradicardias de expulsivo si se les deja latir el cordón y sabemos observar lo que es normal y lo que no en el nacimiento. Muchas veces, la episiotomía en esta circunstancia, facilita el nacimiento más rápido del bebé, evitando que nazca en peor estado y haya que reanimar o lo que es peor, se baraje separar al bebé de la madre. Es algo que personalmente sopeso mucho en ese momento. Aun así en los últimos 2 años creo que hecho 3 o 4 episiotomías en el hospital. Todas diminutas. Todas en partos con epidural con un nacimiento y expulsivos más largos, en los que sopese la necesidad de que el bebé naciese perfecto para no tener que separarlo de la madre. Se me viene el mundo ENCIMA cuando lo hago, pero en eso consiste mi valoración…en evitar males mayores. Siempre aviso a la mujer y le digo por qué, ya que no es algo que suceda repentinamente sino que lo vas viendo venir según va la frecuencia cardiaca del bebé. Habitualmente estas episiotomías no afectan al músculo, solo mucosa de la vagina y la piel. Suturo de manera continua con hilo muy fino, un solo nudo al inicio, intradérmica en la piel y un nudo al final.
  • No tenemos una bola de cristal para saber si un periné se va a desgarrar o no. Y NO es cierto que la episiotomía prevenga desgarros. En realidad se asocia claramente a más desgarros profundos de 3er y 4º grado, por lo que no está indicada para prevenir desgarros profundos que son a veces inevitables, a veces producto de la propia atención al parto ( Kristeller, litotomía…)
  • Está también indicada en parto instrumental para evitar lesiones mayores en el suelo pélvico como con el uso de fórceps. En ventosa la tendencia es a no hacerla, no siempre es necesaria.
  • También en casos extremos de cicatrices en el periné (episiotomías mal suturadas anteriores con mucha retracción), ablaciones…se debe valorar el tejido y la capacidad de distender o no en presencia de estas cicatrices…son casos extremos.

Si inducción con cesárea previa, ¿qué es mejor?: Hamilton, romper la bolsa…

Esto daría para un libro. Los PVDC se benefician de la máxima fisiología y esa debería ser la prioridad en su atención. Inducir un parto con una cesárea previa no es buena idea. Sin embargo entiendo tu pregunta porque al final se inducen y os veis en la situación de no saber qué hacer, pero insisto en intentar luchar por un parto fisiológico, que empiece por sí mismo para que la oxitocina sea la endógena y evitar forzar el útero. Dilatar en el agua o usando la ducha es un recurso maravilloso para un PVDC. Te animo a entrar en Apoyocesáreas y leer experiencias. El problema es que llegado a un caso de inducción, el método depende del estado del cuello del útero en ese momento. Romper la bolsa no va a desencadenar por sí mismo el parto, salvo que ya haya contracciones, el cuello esté borrado y exista dilatación de unos 3-4 cm…en ese caso podría llegar a ser suficiente pero no sería lo habitual. La rotura de bolsa en el contexto de una inducción se hace como parte de ese proceso. No es lo mismo que cuando se hace para reactivar un parto que ya está avanzado (5-7 cm…) Es buena opción intentar estimulación mecánica: maniobra de Hamilton (desprendimiento de membranas, consentida e informada) y sonda Foley pero por si mismas salvo que el parto estuviese próximo tampoco suelen desencadenar el parto por completo y se acaban combinando con otros métodos. Se usan prostaglandinas tipo Propess para madurar el cuello del útero (nunca misofar=cytotec)…en el prospecto del Propess está contraindicado pero lo cierto es que se usa aunque insisto, no es lo más adecuado. Se utiliza también oxitocina intraparto que debería ser siempre a dosis mínimas. Os recuerdo las tasas de posibilidad de rotura uterina según la RCOG:

Partos espontáneos: 0.15–0.4%

Partos inducidos: 0.54–1.4%

Partos estimulados: 0.9–1.91%

Te animo a leer la otra pregunta sobre PVDC.

Sanar una cesárea traumática

Puede llevar mucho tiempo, creo que a veces, no se sana del todo.  Las cesáreas cuando no la esperamos, cuando surgen de un manejo del parto altamente intervencionista, o sentimos que no nos informaron del proceso suficientemente,  cuando no hay acompañamiento, cuando el trato es frío, cuando no sabemos bien qué pasó y a nadie parece importarle resolver nuestras dudas, cuando no se validan tus sentimientos de trauma…todo eso queda ahí y es real. Los circuitos hormonales se rompen, se separa a menudo a madre y bebé, dejan huellas y heridas reales. Te recomiendo entrar en Apoyocesáreas.
Es un grupo de lista de correo, del que nació El parto es nuestro. Vas a encontrar a TANTAS mujeres que han pasado por lo mismo. Es muy importante que sientas que tu sentimiento es validado, por si te puede ayudar a comprender y saber que tus sentimientos tienen todo el sentido, que son reales y muy válidos. Me recomendó una mujer preciosa que ha pasado por una cesárea muy traumática, también “How to heal a bad birth” de Melisa Bruijn y Debbie Gouldie”. Suelo recomendar hablar con algún profesional (matrona o ginecólog@, de perfil respetuoso y empático de tu caso en concreto, para recomponer el parto y la atención recibida, para poder obtener respuestas. Si estaba justificada, cuáles eran tus opciones…una vez que podemos comprender la parte clínica y salir de dudas sobre si todo fue correcto, podemos manejar la parte emocional. Los comentarios de “estáis los 2 bien y eso es lo que importa” pueden hacer mucho daño. Es importante que los 2 estéis bien, pero es igual de importante que puedas validar tu sentir sin que lo hagan de menos, para poder elaborar tu duelo. Tus sentimientos tienen toda lógica, ya que el cuerpo se prepara para un parto, hay una función hormonal muy grande, muy importante que de alguna manera se cortocircuita. Si tu sentimiento es demasiado es necesario que busques una psicóloga perinatal con la que poder trabajar, y no dejar eso ahí. Porque es realmente duro. Un abrazo inmenso.

Cuándo recomiendo mis talleres de preparación al parto

En especial a partir de la semana 28, pero podéis hacerlo cuando os apetezca. Podréis poner en práctica muchas cosas, hacer cambios, tomar decisiones y buscar el mejor lugar para vosotros para dar a luz. Pensar en el postparto con antelación y vivir el embarazo como un disfrute y no una preocupación. Aquí toda la información.

Centro Sizygia, preparación al parto, Comadrona en la Ola
nazadmin
Posts created 30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: