DILATACIÓN

 

Cuello formado, cerrado y posterior

Cuello “permeable” 1 cm, formado:sin borrar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tenía muchas ganas de escribir este post, ya que soy de las que piensa que la información pertenece a las mujeres. En otro escenario, las mujeres nos pondríamos de parto y simplemente dejaríamos que todo sucediese sin más. A su ritmo, confiando en nuestro cuerpo. Sin embargo, dado que la mayoría de partos suceden en ámbitos hospitalarios, y pocos hospitales cumplen con protocolos de atención basados en evidencia y respetuosos hacia la mujer y su bebé, todo lo que sea información es una oportunidad de tomar decisiones informadas y decidir por nosotras mismas acerca de nuestro proceso de parto.

Voy a explicar en qué consiste la dilatación del cérvix durante el proceso de parto. Al final, haré una serie de aclaraciones que considero muy importantes.

Durante las guardias en el hospital, las matronas valoramos a las mujeres que llegan por contracciones a término.  Muchas veces explicamos cosas y me doy cuenta de que muchas mujeres no comprenden lo que quiero explicarles, sobretodo si es para decirles que aún no están de parto y estarán mucho mejor en casa, en su ambiente, tranquilas, esperando a que evolucione.

El cuello del útero 

El cuello del útero, durante el embarazo mide entre 3 y 4 cm, está cerrado y contiene el tapón mucoso que aisla al bebé en su bolsa dentro del útero, del medio externo, protegiéndolo. Además suele encontrarse bastante hacia atrás, o lo que es lo mismo posterior. Cuando se va acercando el momento del parto, variando esto enormemente de una mujer a otra, y siendo muy diferente en un primer parto de los siguientes, comienza a haber cambios en el cuello. Puede soltarse el tapón mucoso, que no será más que una señal de que hay actividad, pudiendo estar el parto muy próximo, o aún semanas lejano. El tapón se expulsa porque el cuello comienza a abrirse.

El borramiento del cuello consiste en que esos 3-4 cm de longitud desaparecen. Por norma general, es lo que más tarda y trabajo lleva en un primer parto, siendo a veces desesperante para algunas mujeres que tienen pródromos (preparto) durante muchos días y a veces generan mucho cansancio. A partir del segundo parto, el borramiento resulta mucho más sencillo y rápido, de manera que un cuello que no está borrado puede estarlo en cuestión de poco tiempo y sin previo aviso.

Cuello formado (sin borrar) y cerrado:                  Cuello “permeable 1 cm”, sin borrar, aun es largo:

                               

Una vez que el cuello se borra, en primeros partos, comienza la dilatación más propiamente, y alcanzar esos 4 cm puede llevar también su tiempo y contracciones que realicen esta labor. En casa estamos mejor, durmiendo entre contracciones, descansando, utilizando el agua caliente, masajes…algunas veces las mujeres vuelven para ser valoradas y se desesperan si han avanzado “solo” 1 cm…y yo les digo que es un avance inmenso!!! Igual que lo es borrar el cuello, qué trabajo el del cuerpo!!! Un cuello que era duro y soportaba el peso del bebé, la bolsa llena de líquido amniótico y el útero y la placenta, se va ablandando y borrando para dejar paso a ese bebé. En este ablandamiento, juegan un papel muy importante las prostaglandinas naturales que el cuerpo de la mujer comienza a segregrar. En toda esta etapa es normal manchar un poco, una especie de moco rosa o sanguinolento…indican avance. El líquido amniótico también contiene prostaglandinas por lo que cuando la bolsa se rompe sin haber comenzado el parto o las contracciones, estas, ayudan a propiciar el cérvix para el inicio del parto.

Una vez que el cuello borrado, se va abriendo, la cabeza del bebé, apoyada y por presión ayuda también a ese avance, junto con las contracciones que tiran de algún modo hacia arriba, como cuando queremos ponernos un jersey de cuello alto y tiramos para que pase por nuestra cabeza. De ahi, la importancia de la VERTICALIDAD.

 Los CM NO SON CM COMO TAL, sino una manera de hablar. De manera que:

1 cm borrado 50%.

Si por ejemplo el cuello esta abierto y cabe un dedo dices 1 cm…y puede ser amplio si te baila el dedo o justo si esta apretado. Si el dedo esta rodeado de pared entonces el cuello  no está borrado. Cuando se borra directamente es un borde circulo-ovalado que se abre dejando paso a la cabeza.

                                                                                                                                

 

1 cm borrado

1 cm borrado

 

 

2 cm borrado

 

3 cm vendría a ser los 2 dedos con los que se explora abiertos con 1 cm de separación entre ellos más o menos. 

4 si los abres más…y muchas veces se dice 3-4 cm o 6-7 cm. Es subjetivo entre quien realiza la exploracion pero algo de consenso  general hay.

4 cm de dilatación

A partir de 7 en realidad miras si hay aun mucho cuello o poco alrededor de la cabecita del bebé. 7 tocas mucha cabeza pero hay cuello alrededor de toda la cabeza cuando vas girando los dedos. 8 hay en toda la cabeza un pequeño cuello:

7 cm de dilatación

9 solo queda cuello en un cuadrante pequeño que suele ser arriba y a la derecha de la pelvis de la mujer.

9 cm de dilatación

Dilatación completa o 10 cm

“10 CM” ya no hay cuello alrededor. Solo tocas cabeza…de manera que no son 10 cm…sino que ya no hay cuello, éste se ha abierto y se ha ido por detrás de la cabeza del bebé.

Lo que muchas matronas sabemos a base de observar en silencio, sin intervenir, sin hacer tactos, es que la manera en que la mujer se mueve, se comporta, los sonidos que emite, las necesidades que tiene, las cosas que comenta, los cambios que se producen, te cuentan cómo va el parto. Las mujeres pueden saber que avanza por cómo se sienten,  por cómo cómo son las contracciones, que van evolucionando, acercándose y llegando a una intensidad muy grande. Cuando hay contracciones cada 2-3 minutos que duran 1 minuto o más, y ya no siente deseo de caminar, solo quedarse en un sitio, hacer posturas, vocalizar, pasa del frío al calor y el calor al frío, no quiere que la toquen,  y siente que no puede más, se suele haber llegado a la fase de transición que mas o menos corresponde con dilataciones de 8 cm….esto obviamente no es ciencia exacta…cada mujer es un mundo, cuántas veces nos seguimos maravillando!!! Mujeres con primeros partos de 3 horas en total, o partos que llaman “precipitados” y yo me pregunto si no es más bien una conjunción de cuerpos hechos para parir, ambiente adecuado y confianza, o si aún hay tantas cosas que no sabemos sobe los partos….conozco un tercer parto de 3 contracciones suaves, 2 dolorosas y un reflejo de eyección que toma por completo el control, naciendo el bebé en menos de 20 minutos…de manera que, aunque suelen cumplirse habitualmente ciertas premisas, el parto es imprevisible, en especial cuando no lo controlamos y lo dejamos hacer sin racionalizarlo todo…

Antes de terminar, quisiera añadir y aclarar ciertas cosas respecto a los tactos vaginales: ¿Son necesarios? Yo pienso que no. Sé que no lo son. Las mujeres parían antes de que se comenzasen a  hacer y se convirtiesen en un instrumento de valoración del progreso de parto.

En los partos en casa rara vez realizamos tactos. Por lo general no hacen falta para nada. Hay muchas maneras de saber que el parto está avanzando y además el tiempo no nos importa mientras las mujer se encuentra bien y confiada y el bebé también está bien. En ocasiones, la mujer es la que puede pedir un tacto, porque desea saber qué progreso está haciendo, aunque esto muchas veces tampoco aporta información objetiva. Pero  para mi, la mujer manda siempre, y si ella lo necesita se hace. Otra cosa es que en alguna ocasión, sabiendo que está muy avanzada por cómo se expresa, por cómo se mueve, por sus gestos, podamos decirle que pensamos que es innecesario totalmente, por evitarle la invasión a su cuerpo, pero en última instancia, ella decide.

Phoebe Wahl 2015

Sin embargo, en los hospitales, encontramos una situación diferente y aunque son invasivos, de algún modo es la manera de poder organizar y tomar decisiones como el ingreso de una mujer en el paritorio. Siempre y cuando ella de su consentimiento. Son invasivos y por lo general dolorosos, ya que es muy difícil relajarse. No debe ingresarse a una mujer que no se encuentra en fase de parto activo, por el simple motivo de evitar intervenciones y generar iatrogenia. Ingresar a una mujer que no está de parto terminará casi inexorablemente en algún tipo de intervención, ya sea estimulación o inducción del parto. Las estadísticas de un hospital cambian inmensamente con 3 actuaciones muy básicas: (Ver Nuevas recomendaciones de la OMS)

  • No ingresar a mujeres que no se encuentran en trabajo de parto activo. Porque una vez que avanzamos a esta fase, es mas difícil que el parto se detenga. Esto “viene a ser” un cuello borrado y con una dilatación de 4 cm (cada vez más se empieza a hablar de fase activa de parto a partir de 6 cm), y contracciones regulares e intensas (cierto, alguna mujer las tendrá más espaciadas y suaves y dilatará igualmente, pero por norma general). Y no es lo mismo una mujer que va a tener su segundo parto y está con 3 cm, cuello borrado y contracciones, que una mujer en su primer parto con esta misma situación.
  • No realizar tactos vaginales para comprobar la evolución de la dilatacion, en un intervalo inferior a 4 horas (con sus matices cuando hay epidurales, o se está intentando que arranque una inducción, etc…)
  • Disminuir las inducciones injustificadas clinicamente  o por una supuesta “gestación prolongada”. Hay hospitales que inducen en la semana 40, otros en la 41 exacta, haciendo creer a las mujeres en general que ya están pasadas de fecha….pero cómo es esto! Los partos normales a término se producen entre la semana 37 y 42. En ese abanico de semanas, cada bebé necesita su tiempo. Monitores a partir de la semana 41 para hacer un seguimiento del bebé y alguna ecografía si fuese precisa para hacer una valoración ,dejando a esos bebés decidir cuándo están listos. Muchos bebés necesitan aún más tiempo, naciendo en la semana 43 sin mayor problema…pero este es otro tema.

Sin más, quisiera añadir que todo esto de medir con números, centímetros, decidir si un parto está en fase activa de acuerdo a esa dilatación, etc, no es MI MANERA PERSONAL de concebir un proceso de parto. Mi concepto del parto es una mujer que en

 su casa, en su intimidad, sintiéndose segura, comienza a sentir contracciones que en un abanico infinito de posibilidades podrá tardar más o menos tiempo en sentirlas más rítimicas, más intensas y pasará por diferentes etapas, desde necesidad de caminar, ducharse, dormir, moverse…a necesidad de encontrar un rincón donde quedarse, agacharse, hacer cuclillas, vocalizar, hacer sonidos, o mantener silencio, llegando a una fase en la que el cuerpo le pide pujar de manera instintiva, a veces con gran fuerza, a veces con suavidad, produciéndose el nacimiento de su bebé sin ninguna intervención ni medición…

Pero teniendo en cuenta que la mayoría de partos hoy en día se producen en los hospitales, siento que aunque sea lo mínimo, algún tipo de medición puede ser útil para apoyar a cada mujer en su propio proceso de parto.

Deseo que algún día las casas de parto existan en nuestro entorno, pudiendo más mujeres parir sin intervención, sin mediciones y si con más compañía (la que ellas deseen) y acompañamiento.

En este video podéis apreciarlo de manera muy sencilla:

https://www.youtube.com/watch?v=bp69ssYswEU&feature=youtu.be

 

Solo añadir que cuando hay epidurales y medicalización, las cosas pueden cobrar ciertos matices diferentes.

 

 

Historia de parto: Casa de partos en la India

Navegando por FB encontré esta historia de parto que me ha conmovido enormemente. Voy a traducirla porque creo que vale la pena. Aporta tantísimo a diferentes maneras de abordar una situación. A veces intervenir es necesario, pero se puede individualizar y acompañar, cuidando de cerca. Una inducción necesaria puede ser así. Leer historias de parto es muy enriquecedor, para todos. Espero que os emocione tanto como a mi!581c23a227b5a1d5e0a369045651b1c3

Healthy Mother Wellness and Care, es una casa de partos en Hyderabad, India. Su modelo de cuidados es el que describí en mi entrada Unidades de partos lideradas por matronas, continuidad de cuidados por matrona. Hoy compartían esta historia que traduzco con permiso de la autora:

“Ella es médico residente de Obstetricia y Ginecología. Su marido Ortopeda. Van a tener un bebé. Vienen al centro en la semana 32 a conocernos. La primera visita, y todas las siguientes duran algo mas de una hora. Tenemos tanto que compartir, no solo sobre parto natural, sino mucho que desaprender y desprogramar como médicos, especialmente una ginecóloga. Su mente está abierta, ella desea realmente un parto fisiológico.  Su suegro también es médico y dirige un hospital. Su cuñado es pediatra. El hermano de su suegra es ginecólogo….y más amigos cercanos son médicos. Su suegra está nerviosa. Dice que en su ciudad ninguna mujer pasa de la semana 38. Dice que ha oído que a partir de ese momento los bebes están mejor fuera. Así que o se induce o se hace una cesárea.  Hablamos con la suegra para tranquilizarla. Esa consulta dura bastante más de una hora. Creo que al menos, la suegra podrá estar más tranquila por su hijo y su nuera. Sin embargo sé, que esta no será la última vez que tengamos que intentar calmar el miedo.

Pasan las semanas. La madre está bien. El bebé está bien. Hablamos mucho del parto, el microbioma, la importancia del pinzamiento tardío del cordón mejor que la donación de la sangre del bebé que hay en el cordón; parto en el agua; dieta; ejercicio…Reciben clases de preparación al parto del método Lamaze. Nuestra relación crece.

Entonces aparece prurito gestacional. La madre comienza a tener picores. Se hace pruebas para descartar colestasis intrahepática. Los resultados son normales. Pido al Dr. Jayanthi colaboración y se le recetan medicamentos para aliviar el picor.

En la siguiente visita viene la madre de ella. Está tranquila y muestra mucho apoyo por su hija. ¡De momento todo perfecto! Semana 39. Control de la tensión arterial rutinaria. 150/100. Los pies ligeramente hinchados. Le decimos que descanse un poco y volvemos a tomar la tensión que presenta cifras aún más elevadas. Es ingresada. Los análisis de sangre salen bien. Se pauta tratamiento para la tensión. Control con monitorización fetal 2 veces al día. Ella se siente bien y el bebé se mueve estupendamente. A la mañana siguiente a pesar de todo, la diastólica no baja de 100. Hablamos de los pros y contras de esperar, empezar la inducción médica o probar inducción con métodos naturales primero. Su cuerpo no está aún listo para el parto. Optan por inducción natural. Las abuelas están muy nerviosas pero ella está bien, se siente como una guerrera y su pareja la apoya. Pregunta por todo para tener la información y le da todo su apoyo.

Por la tarde, la tía de él, radióloga, aparece y dice que quiere hacer una ecografía. De todos modos íbamos a auscultar al bebé así que le decimos ¡claro! Todo está bien pero dice que hay un líquido amniótico de 4 cm. Vale digo yo, no hay problema. El bebé está perfecto, ya estamos induciendo, seguiremos monitoreando.

La tía no se dirige a mi pero debe pensar que he perdido la razón. Llama al abuelo y le cuenta. Comenta que sería mejor realizar una cesárea. El abuelo quier viajar desde su ciudad pero su hijo le convence de que espere en casa esa noche. Yo animo al resto de la familia a irse a casa para que la mujer pueda descansar tranquila. Y eso hace. A la mañana siguiente aparece el abuelo. Tenemos una larga conversación. Está muy preocupado. Pero escucha y hace preguntas  Y escucha muy pacientemente. La conversación vuelve a desviarse hacia una cesárea. Digo con mucho respeto que ésta, es una responsabilidad compartida. La madre y el bebé están bien. Estamos induciendo. Seguramente pasemos a inducción médica mañana. Si ella quiere una cesárea, será su decisión. Es su cuerpo y su bebé. Pero ella no la quiere, y ahora mismo soy la única que defiende sus deseos. El abuelo se convence. Tan convencido que pide a toda la familia que se vayan a casa y dejen a la mujer y a su bebé trabajar. Ese día comenzamos a ver progreso. La inducción natural está ayudando a preparar su cuerpo. Comienzan las contracciones aunque irregulares, pero van borrando el cuello del útero y el bebé se encaja más en la pelvis. Los tactos se reducen al mínimo. Se realiza una vez el desprendimiento de membranas. Ella dice “lo hacemos tan si cuidado a las mujeres”, y así comienza una conversación sobre una atención más digna hacia las mujeres.

Día 3:le traigo comida nutritiva de mi casa y la acompaño con todo el amor y el cuidado que puedo dar. Sé lo frágil que es esto. Ella es ginecóloga. Ahora tiene un embarazo de alto riesgo. Mental y emocionalmente quiero acompañarla todo lo humanamente posible que pueda. Y una cosa sé: ella es FUERTE. Hablamos sobre inducción médica y decidimos comenzarla. El cérvix al menos ahora es más favorable. Comenzamos a las 6 pm. Las contracciones siguen siendo suaves. 10:45 pm, se vuelven más rítmicas. 11pm, el parto se vuelve poderoso. Al principio pensamos que no son muy efectivas. Frecuentes pero cortas. Sin embargo son muy seguidas. Olas y olas una tras otra.olas Ella entra y sale del baño. Duchas de agua caliente son su refugio. Se inclina hacia adelante. Me pide que le sujete la barriga, enseguida ya no quiere. Me retiro y observo. ¿Qué apoyo necesita de mi? Ya no hay posición cómoda. No tiene tregua. Y yo pienso: ¿cómo ayudarla? Una hora y media después me suplica que haga algo y sé que esto ya no es tolerable por su cuerpo. Propongo quitar las prostaglandinas. Llenamos la bañera, a ver si consigue relajarse. Si luego hace falta oxitocina ya habrá tiempo de pensarlo. Le parece bien. Lo retiro, ¡está de 6 cm y cuello borrado! Grandes noticias. Las contracciones al fin le dan un respiro, puede descansar entre ellas, aunque son cada 2 minutos. Viene una gran contracción y se siente desbordada. Probamos con el óxido nitroso y ayuda un poco. Consigue seguir manejándose. El bebé está perfecto. El papá comienza a vocalizar un profundo Aummm…las luces son tenues. Y de pronto ella comienza a empujar. ¡El poder está en ella! El papá la anima tremendamente. El latido del bebé ahora sube y baja, también ha sido un parto duro para él. En los siguientes 4 -5 pujos, nace su bebé. 3.750 gr de bebé. El padre llora. El bebé llora. La madre está en silencio, no puede creer que lo ha conseguido. Su cuerpo aún está en trance. Abraza a su bebé con fuerza y sonríe. El trabajo aún no ha terminado. Debemos vigilar la tensión arterial. La placenta debe nacer. Vigilar el sangrado. Sigue siendo un parto con riesgo. Paso a paso hacemos lo que debemos para mantener seguros a mamá  y bebé. El bebé desea comenzar a mamar ¡y se engancha y se amamanta con vigor!18485961_10155025578251293_3636850673060456096_n

Unas horas después, la madre está dándose una ducha, su lugar favorito. Más tarde me dice que fue en ese santuario de agua e intimidad donde pudo dejarse llevar. Llora durante 10 minutos dejando salir la tensión. Lo que una mujer atraviesa para dar a luz a su hijo es más de lo que las palabras podrían describir. ¡Felicidades! Madre y padre intercambian sonrisas satisfechas. El bebé sigue amamantándose y comienzan a llegar los familiares. Me voy de la habitación. Siento que hemos ayudado lo mejor posible a esta pareja a tener el mejor comienzo posible como familia en su situación. Sois los mejores padres médicos que podría haber soñado. Mujer, eres alucinante, tan valiente en tu convicción de dejar de lado el modelo médico de cuidados. Papá, ella lo ha conseguido con tu apoyo. Eso lo dice todo. Nos sentimos honrados de haber andado  este camino tan sensible con vosotros. Gracias por ser vosotros.”

4346385677_966cbfaaa7_b

Vijaya Krishnan

La entrada original y las imágenes de los protagonistas está aquí: Healthy Mother Welness and  Care. 🙂

[wpdevart_like_box profile_id=”196704780669260″ connections=”show” width=”300″ height=”550″ header=”small” cover_photo=”show” locale=”en_US”]