Donación y conservación de la sangre del bebé

Donación de la mal llamada sangre de cordón: la sangre es del bebé. Descarga el Ebook con toda la información. 

Señala la bibliografía: cuanto más claro está que la sangre pertenece al bebé, más cuestionamiento sobre la ética de quitársela. Nos aprovechamos de la circunstancia de la circulación fetal: esa circulación extracorpórea del bebé en el útero materno. Al nacer, no respetamos el ciclo normal de esa sangre: volver al cuerpo del bebé.  Inventamos el concepto “sangre del cordón”. Nos hemos creído de verdad que no pasa nada por quitársela. Le privamos de una sangre suya, que de estar en su cuerpo no donaría nadie: extracción de 100-140 ml de sangre de su cuerpo. 

Al darse la circunstancia de que esa sangre necesita circular por el cordón, aprovechamos para extraerla. ¿Quién extraería sangre del brazo de un bebé nada más nacer? Nadie. Porque toda la sangre que circula por su cuerpo es rica en células madre. Es exactamente lo mismo: en lugar del brazo, la cogemos del cordón, no permitiendo que vuelva a su cuerpo. Esto en el bebé, equivale a perder sangre, producimos una hipovolemia mayor o menor. Como en una hemorragia, consentida y promovida. La biología cuenta con que esa sangre vuelve al bebé al nacer.

Un menor de edad NO PUEDE DONAR SANGRE. Uno de los principios universales de la Bioética es: primero no hacer daño. Esa sangre y esas células pertenecen al bebé y juegan un papel importante en su salud.

En cualquier caso, cuando se ofrece a los padres la recogida de “sangre de cordón” se les dice que esa sangre se va a ir a la basura y eso no es verdad. Esa sangre es del bebé y la opción fisiológica es que le vuelva íntegramente.

Hablamos de aproximadamente 1/3 del total de su sangre.

Los profesionales de salud que ofrecen la donación de sangre del bebé tienen la obligación de dar información completa no sesgada, que queda reflejada en la Guía ONT 2020-2025, (Organización nacional de trasplantes). Es obligado informar de los siguientes puntos:

  • La madre, la pareja, debe saber que el pinzamiento fisiológico es beneficioso para su bebé. No es correcto explicar que esta sangre se tira.
  • Nunca se debe pinzar antes de los primeros 60 segundos (cronómetro en mano). La guía se ve obligada a incluir este apartado en el plan 2020-2025, que antes no tenía en cuenta: “Debe cumplirse con las recomendaciones y criterios definidos por la OMS, es decir, se deben respetar las condiciones de pinzamiento tardío. Siempre que la madre ha expresado la intención de donar o conservar la SCU (donar, banco público y conservar banco privado), el tiempo de pinzamiento de cordón no debe ser en general inferior a los 60 segundos tras el nacimiento”. Pag. 32.

Desafortunadamente, la guía confunde también hablando de sangre “extra” que recibe el bebé y para referirse a los beneficios les pone la etiqueta “supuestos” beneficios. Los beneficios no son supuestos, están ampliamente demostrados. Eso es , porque no somos más listos que la naturaleza. Esta sangre no es extra, el bebé la necesita en los pulmones como bien sabemos.

En cualquier caso, dejan claro que: “es necesario que las madres reciban información por escrito y sin sesgos en relación a los beneficios conocidos del pinzamiento tardío del cordón umbilical”:

•  “Que se le han explicado alternativas razonables al procedimiento, como por ejemplo ser donante de sangre periférica o de médula ósea”(pág. 14 ONT). Se debe explicar que la donación de médula, de los adultos, es una buena alternativa si quieres hacer un acto altruista. ¡DONEMOS MÉDULA! En la donación de médula ósea hay una MAYOR disponibilidad de células madre (página 46 ONT).

•   Debes saber que hay una tendencia a la baja en el uso de la sangre de bebé que se extrae de su cordón, gracias al desarrollo de nuevas terapias. Pág. 6 ONT.

•    Debes saber que entre el 65 y 70% de las muestras ¡se desechan! (Pág. 15 ONT). Dejemos que la recupere cada bebé. Todos los bebés, en cualquier parte del mundo, merecen protección.

En honor al nacimiento de tu bebé, protegiendo su sangre, su salud, su adaptación, hazte donante de médula. Anima a tus familiares a hacerlo. Dejemos los cordones intactos. Infórmate bien. Los bebés necesitan que cambiemos esta práctica definitivamente.

¡Si quieres salvar vidas, como adult@, hazte donante de médula!

Es cierto que en la placenta, siempre queda algo de sangre residual. Y en la propia placenta, hay mayor cantidad de células madre que en la sangre que quitamos a los bebés. De manera que, para ayudar a los demás, SIN perjudicar al recién nacido, se debe proteger el pinzamiento fisiológico y procesar las placentas que la mayoría de veces, si van a la basura (salvo que una mujer quiera llevársela a su casa. La placenta es suya). El método no es tan fácil como extraerle la sangre al bebé, y es más caro. Pero no podemos seguir ignorando la biología.

EN CUANTO A LA RECOGIDA PRIVADA PARA USO PROPIO, DEBES SABER QUE:

•    La mayoría de sociedades científicas la desaconsejan.

•    Muchas enfermedades tienen un componente genético y por tanto no valdrían para uso propio. Para un hermano sí podrían servir (donación dirigida), no para un adulto, ni el propio bebé de adulto pues la muestra es insuficiente.

•    La mayoría de supuestos beneficios, están en desarrollo y no han demostrado lo que prometían. El cuerpo de tu bebé es su mejor banco de inversión.

Según la ONT y la recogida privada:

 

Toda esa sangre, la ha perdido el bebé.

“La conservación de la unidad se realiza para el uso autólogo eventual del propio niño o para un uso potencial para algún miembro de la familia con compatibilidad suficiente (hermano/a del niño). El principal argumento es la compatibilidad 100% de la unidad con el propio niño, la disponibilidad inmediata de la misma en caso de tener que utilizarla y una serie de supuestos beneficios en posibles terapias futuras”.

Muchos padres se plantean dudas respecto a la verdadera utilidad de la donación privada y el uso potencial de la unidad para el propio niño, algo sobre lo que hay que aclarar lo siguiente:

  • Existen enfermedades infantiles con base genética, en las que no podría emplearse la propia sangre.
  • En el ámbito del trasplante de adultos, existe un hándicap en relación con el volumen de sangre que habitualmente se recolecta del cordón (100-120mL), y las células madre obtenidas puede no ser suficientes para un receptor adulto con un volumen corporal elevado. Así pues, la unidad almacenada en banco privado para trasplantar al propio niño en edad adulta podrá no ser suficiente, en cuyo caso será preciso emplear otra unidad de SCU almacenada en un banco público, o bien buscar un donante de médula ósea/sangre periférica adecuado.
  • En cuanto a los múltiples ensayos clínicos que se están realizando con las células madre de SCU en terapias no convencionales, así como el uso de las células mesenquimales procedentes del tejido de cordón umbilical como base en terapia regenerativa, hay una gran expectativa creada y parece que las perspectivas en este ámbito son halagüeñas, pero muchos de los ensayos clínicos actuales se encuentran en fases iniciales, con resultados inconclusos y aún con poca evidencia científica. Se precisa la continuidad de estos estudios y la verificación racional y transparente de sus resultados por parte de expertos en la materia para el beneficio y la protección de los donantes, los pacientes y la población general.
  • Podemos afirmar que el uso propio está muy restringido en la actualidad. Múltiples Sociedades Científicas y el Consejo de Europa desaconsejan el almacenamiento de SCU para uso propio eventual. Cabe destacar el informe de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) sobre el uso propio: “Hoy en día la probabilidad de que una unidad de sangre de cordón sea utilizada para trasplante autólogo es muy baja y su utilización se ha limitado a patologías en pediatría, fundamentalmente en la aplasia medular adquirida, tumores sólidos de alto riesgo (neuroblastoma, sarcoma de Ewing, meduloblastoma y tumores germinales) y de algunos linfomas no Hodgkin en segunda remisión. Actualmente no existe una evidencia clara de que estas células puedan ser utilizadas para la medicina regenerativa, o para tratar otras enfermedades en el futuro, pero hay varios ensayos clínicos iniciales para probar la eficacia de células autólogas para algunas indicaciones. Sin embargo, en la actualidad es imposible predecir los resultados de la investigación que pueden afectar el potencial uso futuro de estas células”.

La información que los bancos privados proporcionan a los padres sobre las ventajas o inconvenientes que pueda conllevar este tipo de donación, así como de los servicios que ofrecen, ha de ser veraz, clara y basada en la evidencia científica. Los padres deben ser informados sobre la baja probabilidad de usar la propia SCU para trasplante autólogo y que el hecho de guardar la SCU en bancos autólogos no es ningún “seguro de salud” para el niño o la familia, ni garantiza una terapia efectiva ante determinadas enfermedades. Así mismo deben tener presente que el uso de la SCU en terapias alternativas se encuentra en desarrollo y es preciso la continuidad de los ensayos clínicos para obtener resultados con evidencia científica. ONT 202-2025″.

Protejamos a los recién nacidos. Pinzamiento fisiológico . 

Sobre recolección de células madre de la placenta:

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0041008X05003042?via%3Dihub

https://www.sciencedaily.com/releases/2009/06/090623091119.htm

Deja un comentario