Folato activo 5MTHF

Banner Horizontal Black Friday Minimalista Moderno Verde Claro Crema_20240131_075930_0000

Seguramente hayas escuchado alguna vez a profesionales de salud recomendando la forma activa de ácido fólico (5-metiltetrahidrofolato, 5-MTHF, o folato activo), en lugar de su forma sintética.

Nos lo habrás leído a algunas matronas, gines, endocrinos y nutricionistas principalmente.

El folato 5MTHF es la forma activa de lo que comúnmente se conoce como ácido fólico. Es una presentación que está más biodisponible.

Siempre debemos seguir avanzando hacia recomendaciones más pertinentes y actualizadas. Lo que no conocemos hoy quizás lo sepamos dentro de 3 o 10 años. Y es importante cuando acompañamos procesos de salud o enfermedad actualizarnos para el beneficio de la población. En mi caso, de las mujeres buscando embarazo, las mujeres embarazadas, la etapa de postparto y la salud de nuestros bebés.

Antes de empezar aclaremos conceptos:

  • Ácido fólico: forma sintética de vitamina B9. Se encuentra en alimentos fortificados y suplementos.
  • Folato activo: forma activa de vitamina B9. Se encuentra en los alimentos de forma natural. En suplementos lo podrás encontrar como:
    • Folato
    • Folato activo
    • L-metilfolato
    • 5-MTHF
    • Tetrahidrofolato
    • Metiltetrahidrofolato
    • Metafolin
    • Quatrefolic
    • Methylfolate
    • Ácido folínico: precisa menos metabolización que el ácido fólico.

Si pone solo ácido fólico”, no es folato activo. Algunas marcas que sí llevan folato activo, ponen ácido fólico-Metafolín. O ácido fólico-Quatrefolic. No han quitado las palabras ácido fólico para que todo el mundo sepa lo que es.

Algunos productos, combinan dos tipos. Por ejemplo, pueden llevar 200 mcg de ácido fólico y 200 de otra forma activa.

¡Allá vamos!

(En ningún caso me referiré indistintamente cuando hable de ácido fólico o de folato activo. Son dos compuestos diferentes, no son equivalentes y nos referiremos diferenciando siempre a cada uno).

Lo primero que debemos saber, es que el ácido fólico (AF), es un compuesto sintético. Está fabricado por el ser humano en laboratorio. No se encuentra en la naturaleza. Lo encontramos añadido a alimentos fortificados y como suplemento.

Folatos (en plural), es el término que utilizamos para referirnos a la vitamina B9. Existen más de 150 formas de folatos en los alimentos. Gran parte de ellos se encuentran en forma de tetrahidrofolato o THF y 5-metiltetrahidrofolato o 5-MTHF.

 ¿Por qué es importante la vitamina B9?

Los folatos, o vitamina B9, son un micronutriente esencial. Esencial quiere decir que debemos adquirirlo a través de la dieta, pues no podemos fabricarlo nosotros mismos. Niveles deficientes de folatos en las personas puede deberse a baja ingesta a través de los alimentos, aumento de necesidades como en etapa de embarazo, problemas de absorción por diversas situaciones, o problemas de metabolización debido a mutaciones genéticas (en el gen MTHFR) y también, debido al uso de algunos fármacos.

Aunque estemos centrados en el folato, no debemos olvidar nunca que todos los nutrientes esenciales son vitales, importantes por sí mismos y por lo que hacen en común. Es decir, ningún micronutriente es más importante que otro. Para que el cuerpo humano goce de Salud, para que el embarazo pueda producirse de la forma más adecuada posible, los necesitamos todos en cantidades fisiológicas. Ni de más, ni de menos. Los nutrientes se necesitan entre ellos.

El ser humano en estado primitivo primero, y como cazador-recolector después, obtenía los nutrientes de lo que consiguiese ingerir. Se supone que deberíamos poder obtener los nutrientes suficientes de nuestra alimentación. Y sin duda, muchas personas lo consiguen. Pero tal y como está montada la sociedad hoy en día, el estilo de vida tan alejado del diseño humano, los alimentos procesados, la contaminación, el estrés crónico, los disruptores, y también y tristemente por economía, no es fácil para cualquier persona hacer una dieta suficiente en todos los nutrientes.

Durante el embarazo, el requerimiento de los nutrientes esenciales, está aumentado. Y durante los meses antes, de preconcepción, tenemos la oportunidad de corregir, aumentar u optimizar algunos de ellos para empezar la gestación de la mejor manera posible. Es actuar de forma preventiva.  

La vitamina B9, es una vitamina hidrosoluble. Es fundamental en períodos donde existe una gran creación, división y crecimiento celular: el mayor ejemplo es el embarazo, donde una nueva vida se produce a toda máquina. La creación, división y crecimiento celular no tiene igual. La vitamina B9 está implicada en la formación de ADN. Ahora imaginad a vuestro bebé formando millones de células y ADN a todo gas.

Los folatos, forman parte de una serie de reacciones bioquímicas. Particularmente, juegan un papel central en la formación de ADN y procesos de metilación. Metilación es: una reacción química en el cuerpo por la cual una molécula pequeña que se llama grupo metilo se une a ADN, proteínas u otras moléculas. El folato activo, 5-MTHF, es un donante principal de grupos metilo.

El proceso de metilación sucede en todas las células y es vital entre otras cosas, para:

  • La producción de ADN y replicación de las células.
  • Metabolismo de la histamina y estrógenos.
  • Producción de energía
  • Calidad ovocitaria y espermática
  • Neurodesarrollo temprano del embrión, incluida la prevención de defectos del tubo neural.

La falta de folatos implicaría una baja producción de numerosos componentes importantes en el organismo humano: glutatión, CQ10, melatonina, serotonina, óxido nítrico, cisteína, taurina…etc. Así, volviendo sobre la importancia de que en nuestro cuerpo los nutrientes funcionan en conjunto, cofactores unos de otros, cabe resaltar que para que la metilación pueda suceder, es necesario que dispongamos de:

  • Folato
  • B12
  • B6
  • B2
  • Magnesio
  • Betaina
  • Vitamina D
  • Metionina
  • Glicina
  • Colina
  • Inositol

En el embarazo, la falta de folatos puede afectar al correcto neurodesarrollo fetal. Pero también a la formación de la placenta. La inadecuada formación placentaria aumenta el riesgo de preeclampsia, parto pretérmino, restricciones del crecimiento fetal y riesgo de desprendimiento de placenta. Es decir, hay mucho más además de la prevención de defectos del tubo neural.

Fortificación de alimentos con ácido fólico

Desde aproximadamente 1965, se comenzó a investigar sobre la influencia de la vitamina B9 sobre el desarrollo del tubo neural. En 1991 en EEUU, la CDC recomendó que todas las mujeres que planeaban un embarazo comenzaran a suplementar con ácido fólico. Sin embargo, esta recomendación no fue suficiente para ver resultados significativos. Principalmente porque es necesario contar con adecuados valores de folato al menos 3 meses antes de la concepción. Teniendo en cuenta la elevada tasa de embarazos no planificados y que estas recomendaciones no llegaban a suficiente población, por no hablar de poblaciones de bajos recursos y por supuesto sin acompañamiento en embarazos, comienza la fortificación nacional de alimentos.

La fortificación de alimentos con ácido fólico, se lleva a cabo en muchos países a nivel global. Es una iniciativa que busca disminuir la incidencia de problemas relacionados con el desarrollo y cierre del tubo neural. (Defectos del Tubo Neural: DTN). Consiste principalmente en la fortificación de harinas y productos derivados de cereales. En EEUU, la campaña de fortificación, parece haber reducido entre los años 1998 y 2011, la incidencia de defectos del tubo neural entre un 19 y un 32%. Otros países como Canadá, Sudáfrica, Costa Rica, Chile, Argentina, o Brasil refieren una disminución de entre el 19 y 55% de los casos.

Preventing birth defects, saving lives, and promoting health
equity: an urgent call to action for universal mandatory food
fortification with folic acid.

El tubo neural se forma de manera muy temprana en la gestación. Y su cierre se completa sobre el día 28 de la concepción. (En torno a la semana 6 +/- de gestación). Es por ello que la prevención es mayor cuando se inicia la suplementación con folatos antes del embarazo. El tubo neural ya se está formando cuando nos hacemos el test de embarazo. Y la placenta también comienza su desarrollo de manera muy precoz. Por supuesto, sería ideal además, hacer una alimentación consciente, densa en nutrientes.

Se recomienda mantener la suplementación de vitamina B9 toda la gestación y durante el postparto. Aunque su prevención sobre los DTN comienza pre-concepcionalmente y hemos dicho que se cierra sobre el día 28 de concepción, la recomendación más actual es mantenerla. Veremos después por qué.

https://my.clevelandclinic.org/health/diseases/22656-neural-tube-defects-ntd

El ácido fólico, debe metabolizarse primero para ser utilizado

El ácido fólico se sintetizó en la década de 1940 en experimentación con diferentes tipos de anemia. Es más estable que los folatos presentes en los alimentos. Resiste mejor la temperatura (menos termolábil) y por tanto los procesos de cocción. Además, es mucho más barato que el 5-metiltetrahidrofolato (5-MTHF), su forma activa. Por ambos motivos, esta forma sintética ha sido la escogida para fortificar alimentos (en especial cereales y harinas) y para suplementos.

El ácido fólico, tiene muy buena absorción a nivel intestinal. Y eso es una ventaja. Absorción se refiere a que pasa del sistema digestivo al organismo. Pero tras la absorción, nuestro cuerpo debe metabolizarlo, o convertirlo a sus formas funcionales.

Cuando tomamos ácido fólico, debe pasar por varios pasos hasta llegar a su forma activa: 5-metiltetrahidrofolato (5-MTHF). Primero, debe ser transformado a dihidrofolato (DHF) por acción de la enzima DHFR. Después a tetrahidrofolato (THF), por acción de la misma enzima. De aquí pasará a 5,10-metilentetrahidrofolato. Y, por último, es la enzima MTHFR, la que interviene para convertirlo a 5-MTHF: su forma activa.

ÁCIDO FÓLICO → DHF →THF→5,10- metilentetrahidrofolato→5-MTHF

5-MTHF o L5-metilfolato, es la forma activa más abundante en nuestro organismo. Representa hasta el 95-98% del total de vitamina B9 en el plasma sanguíneo y en los glóbulos rojos. Gráficamente, lo veremos mejor:

En los alimentos, los folatos entran al organismo en sus diferentes formas metabolizadas saltándose varios pasos. Principalmente en forma de THF, 5,10 metilentetrahidrofolato y en la forma ya activa, 5-MTHF.

Bueno pero, ¿y qué más da si ambos llegan mismo puerto?

1.El cuerpo humano tiene un límite en su capacidad de metabolizar ácido fólico a DHF

Este es el primer paso de todos. Depende de la enzima DHRF. Muchos estudios coinciden en que la capacidad de la enzima DHFR de metabolizar ácido fólico, en la mayoría de personas ronda entre 200 y 280 mcg diarios. Esto significa que lo que supere esta cantidad, pasará al plasma sanguíneo como ácido fólico no metabolizado. Así, de dosis estandarizadas como los 400 mcg diarios, cada día, entre 100 y 200 mcg no serían metabolizados. Los que sí se convierten a DHF, aún tienen camino por recorrer hasta llegar a su forma activa. Así que este primer paso, es el primer lugar donde parte del ácido fólico sintético que ingerimos se puede perder.

Durante muchos años, no se ha prestado atención a los posibles efectos adversos de tener ácido fólico no metabolizado en plasma (AFNM o UMFA por sus siglas en inglés). Sin embargo, tras más de 25 años de los programas de fortificación de alimentos, empieza a estudiarse sobre el mismo. En diversos estudios se ha detectado UMFA en la sangre del bebé que se coge del cordón umbilical. Queda mucho por estudiar y conocer, pero el principio de precaución es lógico.

Por otro lado, para conocer los valores de folato de una persona, si se realizan analíticas de sangre que valoran solamente todos los diferentes folatos en plasma, sin diferenciar UMFA de 5-MTHFR, es posible que el resultado sea que “estamos bien de niveles de ácido fólico”. Pero son los valores de 5-MTHF el que nos debe interesar. Salvo que la analítica diferencie las diferentes sustancias, no es del todo útil. Por ello, es más interesante analizar los niveles de vitamina B9 dentro de los glóbulos rojos. Es un valor más estable que se remonta a la formación del glóbulo rojo (por eso nos da un valor más preciso de la suficiencia o deficiencia de esta vitamina). El valor plasmático fluctúa diariamente y en especial con la suplementación.

2. La suplementación con ácido fólico (en lugar de hacerlo con su forma activa 5-MTHF), puede enmascarar la deficiencia de vitamina B12.

Anemia megaloblástica

La suplementación con ácido fólico, ya sea mediante suplementos o alimentos fortificados, puede enmascarar una anemia megalobástica por deficiencia de vitamina B12. En la anemia megaloblástica, encontramos los glóbulos rojos en menor cantidad y estos, son de un tamaño anormalmente más grande.

La forma activa de 5-MTHRF en nuestro organismo, cuando no está en acción, (fabricación de ADN y división celular), se recicla a THF. Para que esto suceda, es necesaria la intervención de la vitamina B12. En estados de deficiencia de B12, esto no puede suceder. El folato queda “atrapado”. No podrá participar en la síntesis de ADN. A esto se la llama “la trampa del folato”. Como resultado final, habrá una producción insuficiente de ADN que se manifiesta como anemia megaloblástica.

Cuando suplementamos con 5-MTHF, la forma activa, la deficiencia de B12 no se puede enmascarar. Si se detecta una anemia megaloblástica, se deberá a que no hay B12 para convertir el 5-MTHF en THF. Sin embargo, cuando suplementamos con ácido fólico, recuerda que este se convierte a DHF y después a THF. Sin requerir vitamina B12, por lo que la presencia de THF, ocultará la falta de B12, poniendo en grave riesgo la salud de las personas que la padecen. (De ahí la importancia de dar ácido fólico siempre en combinación con vitamina B12. Para evitar anemia por falta de B12).

3. Las mutaciones del gen MTHFR

El gen MTHFR, es el gen encargado de que la enzima MTHRF convierta 5,10 metilentetrahidrofolato a 5-metiltetrahidrofolato o 5-MTHF: la forma activa y paso final.

En la especie humana, existen diferentes poliformismos, o mutaciones en este gen MTHRF. Se calcula que, a nivel mundial, entre el 40 y 60 % de la población tiene algún tipo de variante en este gen. Afectaría tanto al metabolismo del ácido fólico como al de los folatos ingeridos en la dieta, excepto al folato 5-MTHF, el activo: es el único que no requiere del gen para ser convertido. Es el producto FINAL.

En concreto, en España , un estudio de 2001 nos habla de en torno a un 43% de personas con alguna variante en este gen. 23 años después, es probable que este porcentaje haya aumentado, ya que toda esa población habrá ido teniendo descendencia, transmitiendo el gen.  

Se estima que existen alrededor de 30 poliformismos relacionados con este gen en la población humana. Las dos que más se conocen y han estudiado son las mutaciones MTHRF C677T y MTHRF A1298C.

  • MTHRF C677T: esta alteración, reduce significativamente la capacidad de la enzima MTHRF de convertir a 5-MTHF. Si solo una de las dos copias del gen está alterada (heterocigoto), la actividad de la enzima se reduce en torno a un 35% de capacidad. Pero si ambas copias están afectadas (homocigoto), esta reducción es de hasta un 70%. 
  • MTHRF A1298C: la reducción de la capacidad de la enzima es pequeña. En caso de un solo gen afectado, es insignificante. Si son ambos, en torno a un 35% de reducción.
  • Poliformismo mixto. Alteración de un gen en MTHRF C677T y otro en MTHRF A1298C: reducción de entre el 50 y 60% de la capacidad de conversión de la enzima.

La situación real, a pie de calle, es que no es posible testar a toda la población por la variación genética. Cuando se suplementa con la forma activa, las personas con poliformismos en el gen que no lo saben, pueden disponer de suficiente folato activo para las necesidades del organismo, especialmente en momentos de altísima demanda como es el embarazo.

Las personas no afectadas por la mutación del gen, si pueden convertir el ácido fólico.

4. Los niveles de homocisteína

La homocisteína es un aminoácido que se produce gracias al metabolismo de la metionina. La metionina es un aminoácido esencial que conseguimos a través de la dieta. Necesitamos homocisteína pues es precursora de otras sustancias. Como todo, en sus valores fisiológicos. Se considera que la homocisteína es adecuada cuando se encuentra entre 6 y 9 mmol/L. Niveles mayores de 10 se relacionan con déficit de B12 y folatos.

El metabolismo de la homocisteína está muy relacionado con las vitaminas B6, B12 y vitamina B9. ¿Y qué relación tiene con todo esto? La homocisteína puede seguir dos vías: dar lugar a otro aminoácido (cisteína) o convertirse de nuevo en metionina, gracias a la acción de 5-MTHR de por medio. Esto quiere decir, que si no hay suficiente folato en forma activa, la homocisteína no se reconvierte a metionina e irá aumentado de valor en sangre.

Valores elevados de homocisteína, generan estrés oxidativo y errores en la formación de ADN.

A día de hoy tenemos claro que la homocisteína elevada es un factor de riesgo independiente para:

  • infertilidad
  • abortos de repetición
  • restricción del crecimiento fetal
  • diabetes gestacional
  • preeclampsia
  • desprendimiento de placenta
  • muerte fetal

Fuera del embarazo, es un factor de riesgo para condiciones como arterioesclerosis, enfermedad coronaria, hipertensión, tromboembolismo e incluso cáncer.

  • Si los valores de homocisteína están elevados, suplementar con metilfolato es una estrategia adecuada para asegurar que disponemos de suficiente en forma activa. Es importante que vaya con sus cofactores: vitamina B3, B6, y B12.

La homocisteína elevada está relacionada con daño y disfunción endotelial. Esto es, en los vasos sanguíneos. Aunque aún nos queda mucho por aprender para poder utilizar la homocisteína como parámetro predictivo y actuar óptimamente sobre el mismo, sabiendo que valores elevados pueden contribuir a problemas en la placentación, intentar normalizar los valores antes del embarazo es clave. Y lo es también en todos los procesos relacionados con infertilidad, abortos de repetición y tratamientos de reproducción asistida.

En el siguiente caso clínico, High doses of folic acid induce a pseudo-methylenetetrahydrofolate síndrome, una mujer en tratamiento de reproducción asistida, suplementada con dosis de 5mg de ácido fólico, presentaba valores de homocisteína de 17.2 µmol/L. Un rango alto. Tras suspender el tratamiento de 5 mg de ácido fólico e iniciar tratamiento con 500mcg de metilfolato, sus valores de homocisteína disminuyeron en 5 días a 8.2 µmol/L. Este rango era más adecuado para iniciar un nuevo ciclo de reproducción asistida.

Además de la homocisteína, en el caso señalan que las dosis altas(5 mg) aumentan el ácido fólico no metabolizado (UMFA) en plasma. Este UMFA compite con el folato activo (5-MTHF) por la unión a los transportadores que los introducen en las células. Al no poder ser transportado, el 5-MTHF no puede hacer su función dentro de la célula. Es como si no hubiera. Se produce un cuadro de pseudo deficiencia de la enzima MTHRF.

Concluye que: las dosis altas de 5mg de ácido fólico, teniendo en cuenta los poliformismos y la baja capacidad de la enzima DHFR, deberían valorarse. Y proponen sustituirlo por formas activas de suplementación a dosis más fisiológicas: 400 – 800 mcg de folato en su forma activa.

Varios estudios compararon dosis altas de ácido fólico y dosis más bajas de folato en su forma activa, encontrando que los valores de folato suben como mínimo, con la misma efectividad.

A pesar de la suplementación con ácido fólico, sabemos que en torno a un 30% de los DTN son “resistentes” a la suplementación con folato, ya que hay otros factores importantes como son B12, B6, Colina, Glicina, Metionina, B2 e Inositol. La exposición a tóxicos como mercurio, pesticidas y glucosa elevada en sangre son factores de riesgo también. Esperemos que cada vez sepamos más y las tasas de los DTN sigan en descenso.

En cuanto a la inquietud del ácido fólico no metabolizado circulando en plasma:

  • Los valores detectados son mayores a mayor dosis de ácido fólico.
  • Se ha detectado en la sangre del bebé en el cordón y en leche materna.
  • Compite con el 5-MTHF para ser transportado pudiendo bloquear su disponibilidad.
  • Sus valores son elevados en países con políticas de fortificación de alimentos.

Antes de pasar a analizar algunas marcas conocidas, quería mencionar otra forma de suplementación, el ácido folínico. Su forma farmacéutica más conocida es Isovorin 5mg. El ácido folínico, entra en el cuerpo en forma de tetrahidrofolato y se convierte fácilmente a 5,10-Metilentetrahidrofolato. Su ventaja es que no necesita la enzima DHFR como sí lo hace el ácido fólico. Sí precisaría el último paso de conversión con la enzima MTHFR.

Un estudio que comparó el uso de ácido folínico, ácido fólico y 5-MTHF en pacientes con deficiencia de folatos a nivel cerebral y mutación del gen MTHFR, encontró que únicamente el 5-MTHF era capaz de aumentar los valores a detectables en el líquido cefalorraquídeo.

¿Cuánto tiempo debo tomarlo?

Ya sabemos por qué es interesante e importante iniciar la suplementación de manera preconcepcional. En cuanto vayamos a ponernos a buscar embarazo. Aunque tradicionalmente se consideraba importante solo en el primer trimestre, la recomendación más actual es continuar embarazo y postparto. Ahora que entendemos su importancia en la formación de ADN, es fácil comprender que tu bebé sigue creando células durante todo el embarazo. No solo en primer trimestre.

El folato activo es compatible con la lactancia. Si estás lactando y deseas buscar embarazo, puedes iniciarlo perfectamente. De hecho es recomendable mantenerlo en lactancia. Como hablamos de dosis fisiológicos (400-600 mcg de 5-MTHF) no necesita pausas por exceso si el embarazo no llega.

En cuanto al postparto, la vitamina B9 podría tener cierta relación en la prevención de la depresión postparto. La mutación en el gen MTHRF también podría influir. Por supuesto la depresión postparto es MUY compleja y multifactorial. No se puede reducir a la ingesta de folato y en cualquier caso sería de muchos de los micronutrientes. Y es que dentro de la complejidad de una depresión postparto, el estado nutricional también es clave. En ese sentido, no solo folato sino cómo estamos de hierro, cómo está funcionando el tiroides, qué valores de vitamina D tenemos, magnesio y Omega 3 DHA también pueden ser útiles en la prevención o en el tratamiento, independientemente de necesitar medicación para la depresión y por supuesto acompañamiento de psicología/psiquiatría PERINATAL.

FOLATO EN LA DIETA

Que nos suplementemos ciertos nutrientes por su importancia, y por ese aumento de requerimiento de nutrientes en el embarazo, no quiere decir que la dieta deje de ser la principal vía de obtención de los mismos. Por supuesto que una dieta adecuada podría ser suficiente en una mujer embarazada. El ser humano prosperó como humano primitivo y cazador recolector sin suplementos. Pero también tenemos la suerte de poder acceder a ese extra de seguridad.

La densidad nutricional es la clave de obtener los nutrientes de los alimentos. Se basa en comer alimentos de verdad. Alimentos no procesados, densos en nutrientes y con una absorción óptima, son los alimentos más básicos e indispensables: carne, huevos, y pescado. Después lácteos (si los toleramos bien), verduras, legumbres y frutos secos (para algunas personas ya presentan problemas de absorción y antinutrientes). En este sentido, las vísceras tienen un contenido inigualable de nutrientes. Las mujeres embarazadas, prehistóricamente obtenían nutrientes especialmente del consumo de estas vísceras. En nuestra cultura actual se ingieren quizás cada vez menos. Incluso existe la creencia arraigada de desaconsejar el consumo de hígado en el embarazo por el miedo a la vitamina A. Sin embargo, los problemas derivados del exceso de vitamina A, se deben a exceso de suplemento de vitamina A en los años 90. No de sus consumo a través de los alimentos. Este miedo hace que muchas mujeres no consuman suficiente y se correlaciona con el aumento de hernia diafragmática en los bebés. Se puede consumir hígado a quien le guste, una o dos veces a la semana. Luego está el problema de cómo se alimenta a los propios animales. Consumir carne o vísceras de animales de pastoreo no está al alcance de casi ningún bolsillo.

Fuentes ricas de folatos en alimentos por 100 gr:

Levadura1000 mcg
Hígado de pollo580 mcg
Hígado de cordero250 mcg
Yema de huevo160 mcg
Semillas de girasol238 mcg
Lentejas240 mcg
Garbanzos172 mcg
Espinacas crudas194mcg
Espárragos191 mcg
Alubias150 mcg
Queso de cabra125 mcg
Avellanas113 mcg
Lechuga romana130 mcg
Aguacate90  mcg

En este enlace tenéis una lista muy completa de una clínica de nutrición en Madrid.

DOSIS ORIENTATIVAS DE SUPLEMENTACIÓN DE FOLATO ACTIVOEN MICROGRAMOS (MCG)
Mujeres sanas sin factores de riesgo 400 – 600
Embarazo gemelar800 – 1000
Mujeres con factores de riesgo 600 – 1000
Mujeres con alteración del gen MTHFR600 – 800

Lo adecuado, si presentas algún factor de riesgo, es consultar con tu profesional de salud para ajustar la dosis. Recuerda que con el folato activo, 5-MTHF, no es necesario dar dosis elevadas.

Ya sabéis que no tengo ningún acuerdo comercial con absolutamente ningún tipo de marca ni ningún producto. No tengo NINGÚN tipo de conexión, beneficio con NINGUNA marca comercial. He escogido analizar las más comunes en España y presentar ejemplos de las marcas que utilizan folato activo. Si tienes dudas, por favor consulta con tu matrona, ginecóloga o nutricionista.

EJEMPLOS DE MARCAS COMERCIALES CON FOLATO ACTIVO – 5MTHF

  • Lleva folato activo como Quatrefolic y 1000 UI de vitamina D. Composición mejorada. Busca la nueva.
  • Gestagyn ha reformulado su producto y ahora lleva 400 mcg de Metilfolato.

Por supuesto, existen INFINITAS MARCAS. Esto es sólo una muestra de algunas. Dentro del mundo de casas de suplementación que no tanto de farmacia, hay productos de mucha calidad. Evidentemente aumenta los rangos de precio. En un polivitamínico de precio bajo-medio, es imposible añadir suficiente vitamina D u Omega 3 DHA de calidad. Por eso a veces también está bien suplementar las cosas por separado y sobre todo individualizado con tu médico, obstetra, matrona o nutricionista.

En resumen, existen dos formas de suplementar. Es importante hacerlo. El ácido fólico no es malo, simplemente, el folato activo, es más biodisponible, ya que no tiene que pasar por procesos de metabolización. Es una forma de optimizar la suplementación. Muchas marcas comerciales están reformulando sus productos al crecer la evidencia científica disponible.

Y hasta aquí. Si alguien detecta algún error por favor notificádmelo. Por último, os dejo la mayoría de estudios consultados en este enlace:

Carpeta FOLATO

A modo anecdótico, os cuento un estudio de suplementación en un grupo de parejas en procesos de reproducción asistida e historia de infertilidad. Se estudió a 30 parejas con al menos 4 años de infertilidad, que incluía abortos de repetición, insuficiencia ovárica precoz y esperma con parámetros no adecuados. Al menos 2 terceras partes de las parejas no habían tenido éxito con técnicas de reproducción asistida. En las 30 parejas, al menos uno de los dos, era portador de mutaciones en el gen MTHFR en una de sus dos variantes más habituales (vistas arriba). La mayoría de mujeres, habían sido tratadas sin éxito, con dosis elevadas de ácido fólico: 5 mg. Las parejas con mutación, fueron suplementadas con 600 mcg diarios de 5-MTHF durante 4 meses. No se observó ningún efecto adverso. De las 30 parejas, 13 concibieron de manera ESPONTÁNEA. Otras 14 tras nuevo intento de reproducción asistida. Solo 3 de las parejas no consiguieron concebir.

Como no sabemos quién tiene mutaciones de MTHFR, suplementar con el folato ya activo resuelve ese problema.

Agradecimientos:

A Laia Vidal @tuinstagine por su divulgación y su maravilloso curso de suplementación en embarazo.

Deja un comentario