Parir en el agua, nacer en el agua

🌟 Circulan por internet fotos preciosas de partos en el agua. NHancephotography.comSon imágenes que hablan mucho por si solas… El momento en el que el bebé nace y es su madre quien lo recibe y lo lleva a su pecho, es para mi, lo que debería ser la norma cuando es posible. Sin manos ajenas. Y eso procuramos en los partos que acompañamos en casa en el agua. Es una opción que ofrecemos a todas las mujeres. Llevamos la piscina de partos, fundas desechables y un kit de mangueras y todo tipo de cachibaches para adaptar la manguera a cualquier grifo ☺. Luego nunca sabemos si a cada mujer le va a apetecer el agua pero es una opción para un parto amable, gentle birth choices, como lo llama Barbara Harper, comadrona norteamericana, pionera en la normalización del parto en el agua. Con su trabajo en Water Birth International, Barbara desea que la opción del parto en el agua sea un recurso con el que cuenten todas las mujeres si así lo desean. El año pasado tuve la suerte de conocerla en Cambrils. 20160616_200915Escuchar a Bárbara te devuelve la esperanza en el cambio de paradigma en la atención al parto. Con respeto por encima de todo para cada mujer y cada bebé. Y las comadronas, al lado de la mujer ofreciendo opciones. Acompañando siempre.

Uso del agua

El agua ha sido utilizada desde las antiguas civilizaciones con fines terapéuticos. Si bien hoy  en día para algunas personas utilizar una bañera de agua caliente para el trabajo de parto y el nacimiento del bebé, resulta “radical” o “una nueva moda”, lo que es realmente nuevo en la historia de la humanidad son la mayoría de intervenciones obstétricas o la analgesia/anestesia epidural en cadena cuando no hay indicación. El agua es en realidad de las opciones con menos riesgo. Las mujeres han utilizado el agua caliente para transitar sus partos desde hace cientos de años. El agua puede aportar a la mujer de parto mayor confort, ligereza y libertad de movimiento en un medio en el que su peso se ve drásticamente reducido.water+birth La sensación de relax disminuye las catecolaminas y facilita la liberación de oxitocina y endorfinas endógenas, las del propio cuerpo. Además el agua templada confiere aún más elasticidad al periné, disminuyendo la incidencia de desgarros de tercer y cuarto grado. El agua genera un espacio protegido a la mujer de parto, una auténtica barrera entre ella y las intervenciones como por ejemplo episiotomías, que son cero % básicamente. La labor de la matrona no es sino cuidar el espacio, escuchar al bebé de manera intermitente, y estar atenta a las necesidades de la mujer que acompaña. Hidratarla bien durante todo el proceso ya que por el calor del agua la pérdida de líquidos es mayor, ofrecer masajes, apoyo en algunas posturas….estar ahi.

La historia del parto en el agua es antigua….existen leyendas sobre partos en el agua en el antiguo Egipto, en la Isla de Creta, o en las tribus de indios norte, centro y sudamericanos, donde las mujeres daban a luz en las inmediaciones del mar y los ríos.

El primer parto documentado en el agua es de Francia en 1803, 1donde tras 48 horas de parto una mujer decidió sumergirse en agua caliente y parió en el agua sin tener tiempo a pensarlo. A partir de los años 1960 se comenzaron a documentar partos acontecidos en el agua en la Unión Soviética. Y en los últimos tiempos a modo de gran resumen, podemos poner a Francia como pionera en la difusión del parto en el agua. Reino Unido una vez más como la gran impulsora. EEUU intentándolo y el resto de países muy poco a poco.

¿Y cómo es un parto en el agua?

La inmersión en agua templada durante el parto produce bienestar habitualmente:

  • Alivio del dolor. Es un método no farmacológico eficaz.
  • La sensación de satisfacción y control de la mujer se ve aumentada. Es un ambiente agradable, seguro e íntimo.
  • El agua caliente relaja el tono muscular y mejora la circulación por vasodilatación periférica y produce sensación de analgesia.
  • La inmersión es mejor si es al menos hasta la altura de las axilas. Se produce el efecto de la flotabilidad. Permite que la mujer vea reducido su peso corporal, pudiendo moverse con facilidad y adoptando las posturas que el cuerpo y el bebé le van indicando. Además el agua caliente a la altura del pezón favorece la secreción de oxitocina endógena.
  • La ducha de agua caliente también aporta este bienestar, su pico de  confort parece alcanzarse a partir de 20 minutos bajo el agua.

La Estrategia de atención al parto normal nos dice:

USO DEL AGUA DURANTE EL PARTO: EVIDENCIA TIPO A (GRADO ALTO DE EVIDENCIA)
Inmersión durante la primera etapa del parto:  reduce el dolor y el uso de analgesia epidural.
No asociada a diferencias significativas en cuanto al Apgar a los 5 minutos de vida, infección neonatal e ingreso en unidades neonatales.
Reducción de la primera etapa del parto.
Beneficios hidrotérmicos (relajación perineal, vaginal, cervical).
Movilidad y adopción de posiciones que favorecen el descenso fetal (cuclillas, rodillas).
Aumento de endorfinas endógenas
Madre relajada: beneficio fetal, se maximiza la perfusión de oxígeno placentario.

 

2

Los cuidados que aportamos durante el parto en el agua son:

  • Agua entre 36 y 37 grados…hasta 38. Más de 38 grados produciría el aumento de la temperatura materna, aumentando la frecuencia cardiaca del bebé. Cuidamos que la temperatura de la madre no suba por el efecto de calor del agua.
  • La mayor eficacia comienza a los 20 minutos más o menos y alcanza el pico máximo a los 90 minutos. Es una opción salir del agua cada 2 horas, moverse y caminar un poco para restablecer el efecto del agua al volver a la misma.
  • Los protocolos de los hospitales establecen la inmersión en agua a partir de 5 cm de dilatación. Barbara Harper nos enseña que la mujer puede meterse al agua cuando quiera. Si las contracciones son molestas puede hacerlo en cualquier momento. Solo un agua muy caliente podría ralentizar el parto. Nos habla de aprender a acompañar partos en este sentido sin números, sin reglas. Lo que importa es lo que vemos en la mujer que está de parto. En cualquier caso un parto sin estrechos límites de tiempo, volverá a tomar ritmo. En los límites de tiempo no cabemos todas las mujeres. La mujer está bien, el bebé está bien, eso es lo que se debe observar y cuidar. La curva de Friedmann debe desaparecer !!

De manera que montamos la piscina de partos, la llenamos de agua caliente y la mujer puede sumergirse. La madre…¿y el bebé?¿Es seguro nacer en el agua? Los estudios dicen que si. Aquí os dejo un resumen con lo que dicen los estudios…(siento nombrar tantos estudios, pero hoy en día es la única manera de que nos respeten algunas cosas): Evidence_Based_Birth_Waterbirth©Rebecca Dekker. Tara Garner Photography

Sobre si los bebés pueden aspirar agua, esto no sucede. El bebé intraútero no utiliza sus pulmones, estos se encuentran como replegados y necesitan muy poquito riego sanguíneo. El bebé es oxigenado a través del cordón umbilical y la placenta por la circulación de su madre. Los bebés ensayan movimientos respiratorios intraútero desde las 10 semanas de gestación. Es uno de los motivos por los que tienen tanto hipo. En sus pulmones hay algo de líquido. Muy poco es líquido amniótico, son líquidos producidos por el propio pulmón. Entre 24 y 48 horas antes del parto, los movimientos respiratorios disminuyen, ahorrando un gasto de oxígeno que puede ser utilizado durante el parto por el bebé. Hasta que nace el bebé, y entra en contacto con el aire, en especial la zona de la nariz y la boca, no se desencadenan los complejos procesos fisiológicos que resultarán en las primeras respiraciones. Se sabe que los bebés nacidos en el agua tardan unos segundos más en respirar porque todo su cuerpo y no su carita primero, es expuesto al aire a la vez cuando se les saca del agua. Puede sugerirse a la madre que lo saque despacito, exponiendo su carita primero. Mientras tanto, el cordón umbilical le aporta oxigeno, permitiendo una transición más suave entre la respiración fetal y la aérea. El cordón umbilical mantiene la oxigenación del bebé hasta que éste empieza a respirar. Cuando el bebé inicia la respiración, los pulmones se expanden, las presiones cambian, y la circulación fetal del bebé adquiere la ruta extrauterina. Los pulmones  necesitarán muchísimo más riego sanguíneo ahora que dentro del útero, motivo fisiológico, pensado por la naturaleza por el cual, no se debe pinzar el cordón hasta que deja de latir o hasta que se alumbra la placenta.  Emma Jean PhotographyLas arterias del cordón dejan de devolver sangre del bebé a la placenta mientras que ésta provee al bebé de toda la sangre que su nueva condición aérea necesita. Además de pasarle células madre que el bebé podrá utilizar para restaurar tejidos y hierro suficiente para no padecer anemia a los 6 meses de vida…pero eso será para otro día 😉. El aumento de la presión sanguínea en los pulmones facilita que el bebé elimine los líquidos de sus pulmones que pasan al torrente sanguíneo.

El bebé que nace espera ir al pecho de la madre, su santuario. Es ahí donde puede desencadenar los mecanismos de supervivencia con el que venimos diseñados. Es en ese santuario donde se adapta a la vida fuera del útero. Donde conoce a su madre, donde favorece la secreción de oxitocina materna disminuyendo la hemorragia postparto. El olor, el tacto, la voz, el calor…el único sitio donde esperan estar.

Lisa Marie Sanchez Oxeham Midwife En cuanto a infecciones, éstas no se ven aumentadas por el uso de agua durante el parto. La idea es la misma siempre: a menos intervenciones y tactos, menos riesgo de infección.El agua no entra en la vagina. Si la mujer hace caca en el agua las matronas la recogemos con un colador a mano. Esto es frecuente, no pasa nada. Las bacterias de la madre como bien sabemos son las que deben colonizar a su bebé. En casa las fundas son de un solo uso. En los hospitales y casas de partos hay protocolos de limpieza y desinfección de las bañeras.

En algún momento puede ser necesario que la mujer salga del agua. Pero si todo es normal como suele serlo, el bebé nace en el agua sin que nadie lo toque, preferiblemente, aunque a veces depende de la experiencia de quién te acompaña.  Estamos atentas cuidando el desarrollo del proceso de parto y a madre y bebé. Puede que no siempre sea posible parir en el agua si surge alguna cosa.

En cuanto a los partos después de cesárea, PVDC, muchos protocolos dejan a estas mujeres fuera de la posibilidad de un parto en el agua ¿por qué? ¿Y cuál es la diferencia de que intente un PVDC fuera del agua?  Los PVDC necesitan especialmente que se favorezca el proceso fisiológico y la mínima intervención. El agua aporta confort, menor presión en el abdomen por ingravidez y menos necesidad de analgesia epidural (con su consecuente necesidad de oxitocina sintética). Al menos y como siempre, demos la información y la posibilidad de elección. No puedo sino volver a citar al equipo de Neixer a Casa y sus números en PVDC. 

En España cada vez hay más hospitales que ofrecen bañera, pero muchos aún no ofrecen el nacimiento en el agua. Es importante también que los profesionales tengan formación. Qué se debe y qué no se debe hacer en un parto en el agua. Qué no hacer es siempre, lo más difícil. Si os interesa, Bárbara viene cada verano a España ofreciendo formación en Hospitales. Si podéis ir a escucharla, no lo dudéis! http://www.barbaraharperespana.com/. A mi me aportó muchísimo. 13475179_10154185779975928_2503001694374133600_o

🌷 Thank you Zeresh and Barbara for making it possible!!!🌷

Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí algunos videos de partos en el agua:

¿Tu tuviste un parto en el agua? 🌷

 Bibliografía:

Barbara Harper Gentle Bith Choices. Healing Arts Press 2005

Diane Garland Revisiting Waterbirth.Palgrave Macmillan 2011

Rebecca Dekker, Evidence based birth, Waterbirth 2014  at:  https://evidencebasedbirth.com/waterbirth/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *